Decreta Salud alerta epidemiológica en Tabasco, Veracruz y Chiapas

lunes, 6 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 6 de septiembre (apro).- La Secretaría de Salud (Ssa) emitió hoy una alerta epidemiológica en los estados de Tabasco, Veracruz y Chiapas, los más afectados por las crecidas de ríos y lluvias torrenciales.
A su vez, el Sistema Meteorológico Nacional dio a conocer que las fuertes lluvias continuarán hacia las costas de Chiapas, debido al ingreso de humedad del Pacífico, y por esa razón decretó la alerta “amarilla” para las regiones Istmo-Costa y Soconusco del estado.
El Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece) de la Ssa reveló este lunes que para controlar la propagación del dengue se realizan trabajos de fumigación en los tres estados.
En Chiapas, al menos diez municipios se han visto afectados por los desbordamientos de ríos, por lo que se procedió a instalar 18 refugios temporales.
Las intensas lluvias registradas en el sureste del país han dejado hasta ahora decenas de miles de damnificados, los que han sido llevados a los refugios habilitados por los distintos servicios estatales de Protección Civil.
Los municipios afectados son Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, Acapetahua, Escuintla, Juárez, Ostuacán, Pichucalco, Catazajá, Frontera Comalapa y Ángel Albino Corzo, con una población total afectada de 4 mil 275 personas afectadas.
Asimismo, las intensas lluvias que azotaron este fin de semana la entidad dejaron como saldo el fallecimiento de un niño de 10 años, quien murió ahogado, aparte de una gasolinera y las instalaciones de un DIF sepultadas por una avalancha de lodo, así como caminos rurales colapsados, y bares, restaurantes y pueblos inundados en 96 comunidades de 36 municipios.
Las regiones más afectadas fueron los municipios de Motozintla, donde un alud de lodo, piedra y palos se deslizó de una montaña y arrasó con casas y una gasolinera en la entrada de ese pueblo.
De paso, la avalancha de lodo también afectó al DIF de esa localidad, donde había víveres y otros elementos que servirían para socorrer a los necesitados por las inundaciones.
Mazatán fue otro de los pueblos afectados, donde decenas de familias tuvieron que ser evacuadas por la Marina para salvar la vida. El Ejército Mexicano desplegó el Plan DNIII en esta y otras localidades del estado de Chiapas.
En Tapachula, Claudia Yanet Molina González reportó el fallecimiento de su hijo Luis Ángel Molina González, quien fue arrastrado por las corrientes.
En esa misma población, el penal femenil número 4 se anegó, por lo que la Policía Estatal Fronteriza y Preventiva coordinó el traslado de aproximadamente 80 internas hacia otra zona segura.
Dentro del penal, el agua subió al menos 60 centímetros, y llegó el auxilio luego de que así lo pidiera a la fuerza pública la directora de dicho penal, Minerva Sofía Velázquez Schlie.
Los familiares de las internas se habían trasladado ya al lugar para pedir información sobre sus parientes.
De igual manera, se tienen afectaciones en 60 tramos carreteros de 17 municipios, contingencias que están siendo atendidas por las secretarías de Infraestructura del Estado y de Comunicaciones y Transportes, donde en la mayoría de los casos hay paso totales y parciales y se continuará trabajando hasta dejar las vialidades libres de cualquier material que obstruya el paso de los automotores.
El director del Instituto Estatal de Protección Civil de Chiapas, Luis Manuel García Moreno, comentó que “es importante destacar que se hacen evaluaciones de daños para que cada dependencia realice los trabajos necesarios dentro del ámbito que le competen y den respuesta inmediata para restablecer las afectaciones a la población y ésta pueda realizar sus actividades cotidianas”.
Indicó que se continúan entregando despensas, colchonetas, cobertores y otros insumos a la población, con el fin de seguirlos apoyando mientras se restablece la situación en sus comunidades.
En los municipios afectados se han otorgado 426 consultas médicas, en que las principales afecciones reportadas son infecciones respiratorias agudas, dermatosis, traumatismos, enfermedades diarreicas agudas, parasitosis y síndrome febril, entre otras.
En el rubro de vigilancia epidemiológica se ha trabajado en 66 localidades con 12 mil 275 casas visitadas, beneficiando a una población de 3 mil 268 personas.
Asimismo, se han distribuido 6 mil 918 sobres de Vida Suero Oral.
En vigilancia sanitaria, se han visitado 828 casas, con una población atendida de 4 mil 604 personas, se han impartido 2 mil 100 pláticas de manejo de alimentos y de saneamiento básico y repartido mil 47 frascos de plata coloidal.
Además, el Sistema Estatal de Protección Civil recomendó, sobre todo en las regiones donde se presentarán lluvias fuertes, extremar precauciones, ya que se pueden producir inundaciones repentinas, deslaves de terrenos y derrumbes en zonas montañosas.

Descartan inundación en Tamaulipas

La Dirección Estatal de Protección Civil descartó riesgos de una nueva inundación por la tormenta tropical Hermine para los municipios de Tamaulipas, pese al alto caudal que registra el río Bravo y a los altos niveles de almacenamiento que presentan las presas de la región.
El director de Protección Civil de la entidad, Salvador Treviño, dijo que se prevé que Hermine toque tierra la madrugada del martes, entre los municipios de Soto la Marina y Matamoros con categoría de “tormenta tropical”.
Según este pronóstico, el fenómeno meteorológico traerá lluvias de entre 7 y 8 pulgadas y vientos de 60 kilómetros por hora, con rachas de 100 kilómetros.
Mencionó que hasta este día se tenían habilitados 42 albergues y se preveía la evacuación de unas 3 mil 500 personas que habitan los poblados costeros desde San Fernando hasta Matamoros.
El funcionario estatal señaló que esta tormenta tropical se presenta cuando aún las presas El Cuchillo, Cerro Prieto, la Amistad, Falcón y Marte R. Gómez se encuentran a capacidades máximas, sin embargo, aseguró que en esta ocasión la Conagua ha tomado medidas para evitar la necesidad de desfogar altos caudales, como ocurrió con el huracán Alex.
“La vez anterior (con el huracán Alex), la Comisión Nacional del Agua no tenía en condiciones las presas, ni los canales de alivio, ahorita las presas están un poco saturadas, pero ahora se tiene el canal de alivio del Bravo, que permitiría reducir los riesgos de inundación”, apuntó.
Dijo que el gobernador Eugenio Hernández Flores ya se comunicó con funcionarios de la Conagua desde el pasado domingo para pedir que empezaran a tomar medidas.
“La Comisión Nacional del Agua determinó abrir las compuertas de las presas Cerros Prieto y Cuchillo a un grado que no afecta a las comunidades, para desfogar un poco y estar en condiciones de recibir el agua que traerá esta tormenta tropical y no tener que abrir las compuertas a gran medida, con lo que se repetirían los problemas que tuvimos hace un par de meses”, explicó.
En cuanto a las presas internacionales Amistad y Falcón, así como la Marte R. Gómez, el funcionario apuntó que aunque tienen un alto nivel, se estima que están en condiciones para recibir las lluvias que se tienen pronosticadas por Hermine.
Además, comentó que el riesgo de un nuevo desbordamiento del Río Bravo, como ocurrió por las lluvias que trajo Alex, son mínimos porque, en esta ocasión, están libres para usarse los canales de alivio, tanto del lado mexicano como de Estados Unidos.
“Aunque existe riesgo con esta tormenta tropical, ahora se están tomando las medidas para que sean controlables”, confió Treviño. (Con información de Isaín Mandujano, Pedro Matías y Gabriela Hernández, corresponsales)

Comentarios