"Lamentable error", el asesinato de padre e hijo en NL: Sedena

lunes, 6 de septiembre de 2010

MONTERREY, N.L., 6 de septiembre (apro).- La Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) reconoció que fue “un lamentable error” la muerte de un hombre y su hijo acribillados anoche por elementos del Ejército, al desobedecer la orden de detenerse en un retén, en la carretera Monterrey-Nuevo Laredo.
          En el lugar,  murió Alejandro Gabriel de León Castellanos, de 15 años de edad, estudiante de preparatoria, mientras que su papá, Vicente de León Ramírez, de 52, falleció esta mañana en el Hospital Universitario.
           Por medio de un comunicado, la Sedena, a  través de la 7 Zona Militar, “lamentó” hoy lo ocurrido, ofreció sus condolencias a los familiares de las víctimas y anunció una investigación por parte de personal de la Procuraduría de Justicia Militar.
          Señala el comunicado: “La Procuraduría General de Justicia Militar inició una averiguación previa en la que se realizan las investigaciones correspondientes para esclarecer los hechos en los que participaron tropas integrantes de una Base de Operaciones, en el marco de la campaña permanente contra el narcotráfico y aplicación de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos”.
             Añadió que “la finalidad del establecimiento de los puestos de control es participar activamente contra la delincuencia organizada en zonas de alta incidencia delictiva, para evitar el libre tránsito de quienes pertenecen a estas organizaciones”.
            Por su parte, el secretario general de Gobierno, Javier Treviño Cantú informó que este nuevo caso que involucra a elementos del Ejército fue analizado esta mañana durante una reunión de Seguridad convocada por el gobierno estatal, en la que participaron mandos castrenses de la región.
         La reunión se efectuó en el edificio conocido como C-5.
         Dijo Treviño Cantú: "Creo que ahí fue alguna cuestión en el tema operativo, donde hubo algunas señales que llevaron a que se cometiera este error y se tendrá que investigar por parte de la PGR y de la misma Secretaría de la Defensa.
            “Lo que nos comenta el comandante de la Séptima Zona es que se trató de un lamentable error en el caso del operativo y que se va a llevar a cabo la investigación", añadió.
          Además, precisó que el gobierno del estado asumirá el gasto de los servicios funerarios.
          Según las autoridades estatales, a las 10 de la noche de ayer sobre la carretera Monterrey-Nuevo Laredo, en el entronque a Santa Rosa y Libramiento Noreste, elementos del Ejército dispararon contra los ocupantes de un automóvil Malibú, en el que iban siete integrantes de una familia que habían salido de Salinas y Victoria y se dirigían a su domicilio, en la colonia Fomerrey 119, en el municipio de San Nicolás.
          Al parecer, el conductor desobedeció el señalamiento de alto en el retén, lo que originó que los militares dispararan contra el vehículo.
          En el lugar murió Alejandro Gabriel de León Castellanos, de 15 años de edad, estudiante de preparatoria. Y esta mañana falleció su padre, Vicente de León Ramírez, de 52 años, quien conducía el automóvil en el momento de la agresión.
          De León Ramírez fue internado en el Hospital Universitario. Presentaba un balazo en la espalda y dos en el brazo izquierdo.
          En el incidente resultaron heridos Patricia Castellanos Corpus, de 48 años, esposa de De León Ramírez; su hija Iliana de León, de 24; el esposo de ésta, así como Guadalupe Rodríguez Hernández, y dos hijos pequeños de esta pareja.
          No se precisó la gravedad de sus heridas.
          
Nueva agresión          
 
Este caso se suma al de los dos estudiantes del Tecnológico de Monterrey, Javier Francisco Arredondo Verdugo y Jorge Antonio Mercado Alonso, quienes murieron el pasado 19 de marzo en un enfrentamiento entre elementos del Ejército y presuntos sicarios.
           Dos semanas antes, Juan Carlos Peña Chavarría y su esposa Rocío Romely Elías Garza, quienes trabajaban en una maquiladora, murieron al quedar atrapados en el fuego cruzado entre militares y sicarios, en el municipio de Anáhuac. La pareja fue acribillada cuando, aparentemente, fue confundida por elementos del Ejército.
            En otro enfrentamiento, elementos del Ejército mataron al niño Héctor Frías Estrada, de 7 años, luego de que su padre habría atacado a balazos a militares que le marcaron el alto, la noche del pasado 29 de julio en el municipio de San Nicolás.
         En esa ocasión, Alexis, de tres años y hermano del menor, resultó herido. El padre de los pequeños, Héctor Frías Montelongo resultó ileso y fue detenido.
          El tiroteo se registró a las 9 de la noche en el cruce de las calles de Churubusco y Ruiz Cortines, en la colonia Francisco G. Sada, en los límites del municipio nicolaíta y Monterrey.
         Según las primeras versiones, Frías Montelongo circulaba a bordo de un automóvil Mercury, con placas de Veracruz. En el asiento de atrás viajaban sus hijos Héctor y Alexis Frías Estrada. Sólo trascendió que los militares fueron agredidos por el civil y respondieron al fuego.

Comentarios