Tabasco, un desastre

lunes, 6 de septiembre de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 6 de septiembre (apro).- El gobernador Andrés Granier anticipó hoy que el presidente Felipe Calderón encontrará en su visita a la entidad, este martes, un Tabasco casi destruido, con más de cien mil hectáreas de pastizales y cultivos perdidos y el patrimonio de 120 mil personas quebrantado.
Calderón supervisará obras y el mandatario estatal aprovechará la visita para pedirle que declare a Tabasco como zona de desastre, ya que la cuarta inundación consecutiva afecta a más de 124 mil personas en 11 de los 17 municipios.
“Insistiré ante él en que se declare a Tabasco zona de desastre, pues nuestro campo, infraestructura carretera y muchas escuelas están totalmente afectados”, señaló.
Granier Melo encabezó en el municipio de Emiliano Zapata la segunda reunión extraordinaria del Consejo Estatal de Protección Civil, en la que los cinco alcaldes de la Región de Los Ríos informaron sobre daños por desbordamiento del río Usumacinta, que afecta a más de 74 mil habitantes en esa región.
El mandatario estatal nombró a cinco representantes de su gobierno para fungir como enlaces con los alcaldes para agilizar la ayuda a la población afectada.
Luego reconoció el respaldo del Ejército y la Marina en esta emergencia, y a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), “porque pese a todas las críticas y mala fe de los detractores, los muros y bordos de protección están aguantando y, de no existir, estaríamos peor que en el 2007”, enfatizó.
En sus reportes de daños, el alcalde panista de Balancán, Milton Lastra Valencia, informó que en su municipio hay 8 mil 152 personas damnificadas en 35 comunidades.
Aquiles Reyes Quiroz, edil priista de Centla, reportó 25 mil 486 afectados en 57 localidades.
En tanto Armando Correa Peña, presidente perredista de Jonuta, indicó que 90% del municipio está afectado, así como cien por ciento del sector agropecuario, 90% de caminos anegados y casi todas las casas de salud. Los damnificados suman más de 25 mil.
Por su parte Raúl Gutiérrez Cortés, alcalde perredista de Tenosique, señaló que 15 mil 500 personas de 25 comunidades y 25 colonias de la ciudad están afectadas.
El edil panista de Emiliano Zapata, Miguel Ángel Jiménez, reportó más de mil afectados, de los cuales 272 personas de 50 familias se encuentran en albergues.
En su turno, Roberto López Romero, director de Protección Civil, detalló que en la Región de Los Ríos han repartido más de 9 mil despensas, mil litros de agua, más de 60 mil costales, 3 mil 300 cobertores, 3 mil 290 colchonetas y 4 mil 200 kits de limpieza del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden).
Por su lado, el meteorólogo de la Conagua, Gerardo Alarcón Ferreira, explicó que para los meses de septiembre y octubre se esperan en Tabasco lluvias por arriba de lo normal.
Advirtió que en septiembre habrá precipitaciones de 13 por arriba, y en octubre entre 10 y 15%.
La delegación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) informó por su parte que a finales de septiembre pagará más de 103 millones de pesos del Programa de Producción Pecuaria Sustentable y Ordenamiento Ganadero y Apícola (Progan) a productores afectados en pastizales o potreros por desbordamiento de ríos.
Por la noche, el Comité Técnico Regional de Obras Hidráulicas (CTROH) acordó incrementar la extracción de la presa Peñitas de mil 750 metros cúbicos por segundo a 2 mil, aprovechando que lloverá con poca intensidad en Chiapas y Tabasco en las próximas 72 horas.
En un comunicado conjunto, el gobierno de Tabasco y la Conagua informaron que desde la tarde de hoy se incrementó la extracción en 75 metros cúbicos por segundo para alcanzar un volumen de mil 825 metros; mañana extraerá otros 75 metros y por la tarde los cien restantes para alcanzar los 2 mil metros cúbicos por segundo.
El incremento de la extracción se reflejará en el transcurso del mediodía y la tarde del miércoles y jueves en los ríos Mezcalapa, Samaria y Carrizal, que corren sobre la planicie tabasqueña.
Elc, conformado por la Conagua, Comisión Federal de Electricidad (CFE) y representantes de los gobiernos de Tabasco y Chiapas, con apoyo de especialistas de los institutos de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Mexicano de Tecnología del Agua, concluyó que era urgente la necesidad de ir bajando los niveles de los embalses de las presas del Alto Grijalva, sobre todo de Angostura y Malpaso.
Valoró que todavía falta por transcurrir la mayor parte de la temporada más intensa de precipitaciones, y el volumen de almacenamiento extraordinario de las presas Angostura y Malpaso se redujo solamente 181 millones de metros cúbicos en las últimas 24 horas.
Informó que en este embalse los ingresos de agua en los días transcurridos de septiembre equivalen a 821 millones de metros cúbicos, y se ubicaron hoy por la mañana a 3.96 metros por debajo de su nivel máximo extraordinario.
Explicó que, de acuerdo a los estándares internacionales, toda presa cuenta con un Nivel Máximo de Aguas Ordinario (NAMO) y un Nivel de Aguas Máximo Extraordinario (NAME).
El primero es el nivel de almacenamiento óptimo para garantizar su operación; mientras que el segundo, es la capacidad de súper almacenamiento que da amplias posibilidades de manejar caudales adicionales provocados por fenómenos hidrometeorológicos extremos y, con ello, brindar protección a la población ubicada aguas abajo de los embalses.
Por su parte, el SMN destacó que la formación del fenómeno Hermine disminuirá las lluvias para Tabasco y Chiapas durante un periodo de 72 horas, condición que permitirá a los ríos no regulados por las presas, como el Grijalva frente a Villahermosa, y el Usumacinta, sigan descendiendo.

Comentarios