Narco mexicano se transforma en insurgencia, advierte Clinton

miércoles, 8 de septiembre de 2010

WASHINGTON, 8 de septiembre (apro).- Debido a sus tácticas de operación e intimidación, los cárteles del narcotráfico en México se están transformando en grupos insurgentes con el agravante de que tienen bajo su control partes del territorio mexicano, advirtió la secretaria de Estado, Hillary Clinton.
“En México y Centroamérica, la amenaza del tráfico (de drogas) está en algunos casos transformándose en una causa común que nosotros consideramos como una insurgencia”, declaró Clinton ante el Consejo de Relaciones Exteriores en Washington, donde acudió para hablar sobre los objetivos de política exterior del gobierno de Barack Obama.
Destacó que “esto es realmente un reto difícil, y estos cárteles de la droga ahora están mostrando más y más índices de (operación como una) insurgencia. De pronto aparece un carro-bomba, lo cual nunca había ocurrido (en México)”.
Clinton fue más allá al equiparar la situación que agobia a México con la que vivió Colombia en la década de los ochenta.
México, sostuvo la responsable de la política exterior estadunidense, “está pareciéndose más y más a Colombia, hace 20 años, cuando los narcotraficantes controlaban ciertas partes del país, aunque no eran partes significativas”.
Oficialmente, el gobierno de Obama reconoció hace unas semanas que en México el narcotráfico se había transformado en ‘narcoterrorismo’, a raíz de la explosión de un carro-bomba en Ciudad Juárez, Chihuahua, el pasado 16 de julio, pero hasta ahora se había abstenido de hablar de ‘narcoinsurgencia’ en el territorio mexicano.
Luego Clinton apuntó que el gobierno de Obama trabaja muy duro para apoyar al gobierno del presidente Felipe Calderón en mejorar la aplicación de la ley, sus sistemas de información de inteligencia y las tácticas para arrestar y llevar a juicio a los narcotraficantes.
Sin embargo, advirtió que tal como ocurrió en Colombia, los grupos ‘narcoinsurgentes’ son una amenaza más desestabilizadora y difícil de contener.
“En Colombia se llegó al punto en el que casi 40% del territorio del país estuvo controlado por los insurgentes de las FARC”, declaró la secretaria Clinton.
Según la funcionaria estadunidense, la solución en México y Centroamérica a la amenaza de la ‘narcoinsurgencia’ requiere de una combinación de factores como capacidad institucional, una mejor aplicación de la ley, respaldo militar y determinación política.
“México tiene la capacidad y la está utilizando. Además, ha estado abierto a recibir asesoría”, agregó la secretaria de Estado.
Y una vez más, el gobierno de Obama habló de la responsabilidad que tiene de apoyar a México y a todos los países del hemisferio para combatir de manera adecuada al narcotráfico y al crimen organizado, aunque estableciendo que debe haber una mejor coordinación y estrategia regional para enfrentar el reto.
“Las armas, legales e ilegales, siguen fluyendo, y no sólo son armas, son un arsenal de todo tipo que llega al sur, por lo que asumimos un auténtico sentido de responsabilidad”, reconoció Clinton.

Comentarios