El Salvador exige a Calderón que masacre de migrantes no quede impune

jueves, 9 de septiembre de 2010

MEXICO, D. F., 9 de septiembre (apro).- El Procurador de Derechos Humanos de El Salvador, Óscar Humberto Luna, se pronunció en contra de que la migración sea criminalizada e hizo un llamado al gobierno de Felipe Calderón para dar con los responsables de la muerte de 72 migrantes centroamericanos en el estado de Tamaulipas, 13 de ellos oriundos de su país.
    Luna dijo que también hizo un llamado a las autoridades de El Salvador para que ese lamentable suceso sirva para revisar las políticas públicas de tal manera que mejoren las condiciones de vida de los salvadoreños y no tengan que optar por emigrar del país.
    El ombudsman salvadoreño consideró que el problema migratorio es regional, y como tal, dijo, debe ser enfrentado por los países de la región, los cuales deben buscar políticas y diseñar estrategias para prevenir que, quienes emigran, sufran ataques indiscriminados, ultrajes y violaciones a sus derechos humanos.
    Al referirse al caso de los 72 migrantes asesinados en la población de San Fernando, Tamaulipas, de los que al menos 13 son de nacionalidad salvadoreña, Luna señaló que este hecho ha causado un impacto enorme y ha conmocionado a la población de su país por la violencia de que fueron objeto las víctimas.
“Son personas que merecen todo el respeto a sus vidas. La conmoción es porque no son delincuentes. No es justo que se les trate como animales. La forma en que fueron asesinadas refleja un ánimo, un dolo, una intencionalidad de causar daño no sólo a ellos, sino a sus familiares y a sus gobiernos”, dijo.
    Indicó que, si bien esas personas han optado por una ruta para alcanzar un objetivo, que es llegar a otro país para mejores sus condiciones de vida, lo han hecho sobre la base de las circunstancias económicas, políticas, sociales que viven en sus países de origen. “Ellos tienen que buscar nuevas alternativas, debido a que los gobiernos de nuestros países no les garantizan mejores situaciones”, añadió.
    Luna explicó que la migración en su país viene de hace tiempo y se debe a “muchos problemas: el Salvador vivió un conflicto armado interno y durante ese tiempo comenzó la fuga de muchos salvadoreños por persecuciones políticas, por cuestiones económicas, por falta de oportunidades de trabajo y por problemas de seguridad, y eso no se ha detenido.
“Pero hay un detalle importante: las salvadoreñas y salvadoreños que han logrado llegar a Estados Unidos, en buena parte mantienen la economía del país, debido a las remesas que mandan. Por eso, la migración no sólo tiene que verse como un hecho que no debe criminalizarse, sino también rescatar lo importante que son cuando están en otros países, porque ellos son los que mandan dinero”, señaló.
Luna confió que la matanza en Tamaulipas “marque al menos un mínimo de reflexión para las personas que estén intentando emigrar; que se abstengan de hacerlo debido a los altos riesgos que esto implica. Este precedente realmente tiene que marcar un punto de partida para que esa actitud de salir de esos países ya no prosiga; que los estados también garanticen condiciones favorables”.
Dijo que anteriormente sabían de más de algún salvadoreño que había tenido un accidente, o desparecidos y personas violadas, pero eran hechos aislados. “Pero así, en la forma masiva como esto se ha dado, es primera vez, y creo que es primera vez al menos que se pone en conocimiento en la agenda pública”.

Comentarios