Obesidad pone en riesgo futuro de México, advierte OCDE

jueves, 13 de enero de 2011

MÉXICO, DF, 13 de enero (apro).- El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, advirtió que los niveles de obesidad que reporta México ponen en riesgo su futuro.
    En una conferencia impartida en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Gurría urgió al gobierno de Felipe Calderón a tomar cambios inmediatos para revertir la tendencia creciente de este problema.
México, alertó Gurría, se encuentra en segundo lugar dentro de los 33 países de la OCDE con el mayor nivel de obesidad, sólo por debajo de Estados Unidos y “con medalla de oro” en obesidad infantil
Enseguida, destacó que el estudio Fit not Fat, elaborado por la organización internacional, advierte que la epidemia de la obesidad afecta a México más que a ningún otro país en el mundo. “Tenemos la medalla de plata en obesidad adulta y la de oro en obesidad infantil”, ironizó Gurría, quien advirtió que nueve de cada diez habitantes en el país tiene sobrepeso u obesidad. “¿Cómo permitimos que esto suceda?”, lamentó.
El funcionario de la OCDE advirtió que la multiplicación de la obesidad pone en peligro los avances en los índices de la esperanza de vida. Peligran también el futuro del país y la estabilidad de las finanzas públicas del país, señaló.
Hoy, insistió, 11% de la población mexicana de entre 20 y 79 años tiene diabetes. “Cada generación de mexicanos tendrá una esperanza de vida menor que la anterior como consecuencia de la obesidad”, deploró.
Luego propuso cuatro medidas que comprendan una campaña nacional de promoción de la salud en los medios de comunicación; un programa de etiquetado alimentario obligatorio; una normativa sobre publicidad alimentaria para niños, y medidas fiscales consistentes en una combinación de impuestos y estímulos fiscales.
“En la OCDE hemos demostrado que una inversión de cinco dólares anuales por persona podría sufragar esas cuatro eficaces medidas en materia de salud”, aclaró. Ese dinero –sostuvo-- podría evitar hasta 55 mil muertes al año en México.
“Cinco dólares por persona es una cantidad asequible. México gasta actualmente cerca de 600 dólares anuales por persona en asistencia médica cuando tendría que gastar cerca de mil dólares para estar en la media”, redondeó Gurría.
Por esa razón, dijo que se requieren cambios en las políticas públicas que mejoren la gobernabilidad y la eficacia en los sistemas de salud.
Y reveló que el acceso a la asistencia médica en el país se encuentra 50% por debajo del promedio entre los países miembros de la OCDE. En ese renglón, el gobierno de Felipe Calderón invierte 6% de su PIB, lejos del 9% general, y más aún de países como Estados Unidos, que dedica 16% a ese rubro, señaló.
De entre los 34 países que integran la OCDE, México es uno de tres que no cuenta con cobertura universal, junto con Turquía y Estados Unidos, acotó Gurría y enfatizó: “Garantizar la cobertura universal tan sólo representaría el primer paso para proporcionar una asistencia médica de buena calidad”.
La salud, dijo, es la base del bienestar social, la mayor determinante del progreso en un país. “Una salud precaria conlleva un empobrecimiento económico”, aclaró el representante de la OCDE y reveló más datos:
Sólo 89% de los mexicanos cuenta con “algún” tipo cobertura médica; 4.5% de los ingresos de los mexicanos se invierten en gastos complementarios de salud, que equivale a más de 50% promedio de los países afiliados a la OCDE.
Y, en “casos catastróficos de salud”, el gasto supera 40% de los ingresos familiares.
También resaltó las carencias en el acceso a los servicios de salud en las áreas rurales y en los estados “más pobres” de México.
Además, denunció que no hay suficientes médicos en el país. “Si uno toma el tema de la distribución, la tasa de dos facultativos por cada mil personas (caso de México) es la más baja de la OCDE”.
Por último, destacó la importancia de implementar una reforma fiscal que pueda ayudar a sostener el sistema de salud. “Cada año es necesario incrementar los recursos, pero éstos no podrán asegurarse si esos extra los tomamos del petróleo, ya que ese recurso pronto se va acabar.”