Narcoviolencia deja una decena de muertos en Nuevo León

lunes, 17 de enero de 2011

MONTERREY, NL, 17 de enero (apro).- Diez personas fueron asesinadas este lunes en Nuevo León como parte del violento arranque de año en este estado, donde se han registrado hasta hoy 53 ejecuciones.
Como parte de las acciones del crimen organizado, también fue arrojada una granada al interior del penal del Topo Chico. La explosión en los patios de la penitenciaría no provocó lesionados.
En el más cruento de los incidentes de este lunes, seis personas, entre ellas dos inocentes, resultaron muertas cuando un comando atacó a tiros a un grupo de hombres en la colonia Moderna, en el área citadina de Monterrey.
A las 17:00 horas varios pistoleros llegaron al cruce de Olivo y Mirto, donde está una tienda de abarrotes y afuera de la cual se encontraban cinco jóvenes reunidos en la banqueta.
Los hombres armados bajaron de sus unidades y abrieron fuego contra los presentes. En el lugar murieron tres de los muchachos, así como una mujer que entraba a la tienda y un hombre que había descendido de un autobús del transporte urbano.
Dos de los agredidos quedaron gravemente heridos y uno falleció mientras era atendido en un nosocomio local. El sobreviviente continúa grave.
Hasta esta noche no habían sido proporcionados los nombres de los muertos y lesionados.
Los agresores alcanzaron a huir.
Al lugar se aproximaron personas que de inmediato identificaron a las víctimas. Algunos familiares presentes fueron víctimas de una crisis de histeria.
El Ejército llegó minutos después y acordonó el área.
En otro hecho, por la mañana, tres hermanos fueron muertos a balazos mientras atendían un puesto de tacos de su propiedad en la colonia Revolución Proletaria, al sur de Monterrey.
A las 9:00 horas, personas a bordo de un auto rojo llegaron hasta el local denominado Tacos Beno, sobre el antiguo Camino a Villa de Santiago, y abrieron fuego contra los hermanos Heriberto, Juan y Benito Cardosa Vázquez.
Un cuerpo q    uedó tirado frente al puesto, otro detrás del establecimiento y uno más a escasos metros, en el interior de una tienda de abarrotes, también de su propiedad, donde la víctima pretendió refugiarse.
Cerca del mediodía fue encontrado un hombre muerto, con las manos esposadas y con huellas de tortura, a un costado de la vía del ferrocarril, en el municipio El Carmen, 35 kilómetros al norte de Monterrey.
El desconocido estaba tendido cerca del kilómetro 14.5 de la carretera a Monclova. Aunque no se le apreciaban huellas de bala, tenía los pantalones abajo y los glúteos y la espalda marcados por golpes, por lo que se supone que fue torturado antes de ser asesinado.
En otro incidente, a las 16:30 horas una granada fue arrojada desde la calle al interior del penal del Topo Chico. El artefacto cayó en uno de los patios de la penitenciaría ubicada al norte de Monterrey, sin que se registraran lesionados, informó el vocero de Seguridad Pública, Jorge Domene.
Este es el segundo incidente similar en el año.
El 6 de enero, hombres armados rafaguearon la pared sur de la misma penitenciaría y arrojaron una granada que estalló en la base del muro. Los guardias presentes se resguardaron ante la agresión y resultaron ilesos.