Rechaza Semar recomendaciones de la CNDH, por seguridad de marinos

martes, 18 de enero de 2011

ANTÓN LIZARDO, Ver., 18 de enero (apro).- El titular de la Secretaría de Marina (Semar), Francisco Saynez Mendoza, rechazó las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sobre la muerte de dos civiles abatidos durante los operativos de diciembre de 2009 en Cuernavaca, Morelos, donde fue ultimado el narcotraficante Arturo Beltrán Leyva, El Jefe de Jefes.
    Entrevistado al concluir el II Curso de Oficiales Técnicos Profesionales de Infantería de Marina, el funcionario federal afirmó que la Semar “reconoce los errores cuando se cometen", pero esas recomendaciones no se aceptaron porque, según él, se pondría en riesgo la seguridad de los elementos que participaron en los hechos.
    “Nosotros nos podemos equivocar, el asunto es aclarar bien las cosas en su justa dimensión y que la parte que nos toca la aceptamos (y) la parte que estaba condicionada (sancionar a los marinos que participaron en los hechos) que se tome en cuenta", señaló Saynez.
    “Parece que alguien se encarga de defender más a los criminales o a la delincuencia organizada que a las propias fuerzas federales", agregó.
Las fuerzas federales, insistió, “no tienen consigna” de abatir a civiles ni tampoco a los miembros del crimen organizado con los que se enfrentan de manera violenta, pues, incluso, subrayó, “se lamenta hasta la muerte de los sicarios”.
El propósito de las tropas “no es abatir civiles, sino combatir al crimen organizado”, puntualizó.
De acuerdo con Saynez Mendoza, las fuerzas armadas del país tienen bien establecido respetar los derechos humanos. Es decir, precisó, “cada marino lleva su cartilla de derechos humanos, aunque en ocasiones ha habido errores y lamentamos las pérdidas de vida”.
    Asimismo, señaló que ningún estado de la República Mexicana está exento de padecer los trastornos ocasionados por la delincuencia organizada, “ya que éstos tienen como objetivo extenderse en todo el país”, buscando la manera de extorsionar y hacerse de recursos en todos lados y por todas las formas.
La Secretaría de Marina, sostuvo, mantendrá acciones permanentes en contra de la delincuencia organizada, “ya que existen problemas en Michoacán, Tamaulipas, Nuevo León y Chihuahua”, principalmente.
El titular de la Semar consideró que se debe trabajar para “conciliar” las cosas con la CNDH y aceptar cuando existen equivocaciones, sobre todo “cuando la Comisión de Derechos Humanos responsabiliza a la Secretaría (de Marina) por no proteger los datos confidenciales de un infante”, lo que provocó una venganza del crimen organizado hacia la familia del caído.
    No obstante, señaló que la idea es que los marinos estén más profesionalizados, entrenados y capacitados “para enfrentar al crimen organizado, que tiene la capacidad de fuego con acciones cada vez más sangrientas y sin ninguna ética. Por eso queremos que nuestra gente esté preparada para enfrentar esas acciones”, agregó.
    Entre otras cosas, Saynez aseveró que, al igual que en otras partes del país, “Veracruz quedará limpio del crimen organizado”.
De acuerdo con la CNDH, las recomendaciones que la Semar se negó a aceptar son las 72/2010 y 83/2010, emitidas en diciembre de 2010.
Según el organismo, se trata de dos asuntos "en los que personal de esa dependencia incurrió en uso arbitrario de la fuerza pública" al disparar sus armas de fuego en contra de vehículos civiles, cuyos conductores, agregó, perdieron la vida a causa de las lesiones provocadas por los proyectiles que los impactaron.
En la recomendación 72/2010, la CNDH observó que la noche del 16 de diciembre de 2009, elementos de la Secretaría de Marina dispararon sus armas de fuego en la colonia Del Empleado, en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, y varios proyectiles alcanzaron la camioneta en que viajaba una persona, quien falleció a causa de las lesiones provocadas.
Sobre la recomendación 83/2010, detalló que la madrugada del 11 de diciembre de 2009 servidores públicos de la Semar realizaron disparos de arma de fuego en contra del vehículo que conducía una mujer que salía de su domicilio en el fraccionamiento Los Limoneros en Cuernavaca, Morelos, quien perdió la vida en ese lugar.
En ambos casos, la CNDH concluyó que los elementos de la Marina "incurrieron en uso arbitrario de la fuerza pública y vulneraron en perjuicio de los agraviados los derechos a la integridad personal y al trato digno".

Comentarios