Enfrentamientos en Nuevo León dejan seis muertos

miércoles, 19 de enero de 2011

MONTERREY, NL, 19 de enero (apro).- Un operativo del Ejército Mexicano en el municipio de Guadalupe dejó como saldo cuatro muertos que, de acuerdo con los primeros informes, supuestamente eran miembros de un grupo de la delincuencia organizada.
Antes, en ese mismo municipio, dos policías fueron asesinados por un comando de sicarios que los emboscó cuando circulaban en su patrulla.
Los hechos en que perdieron la vida los cuatro presuntos delincuentes iniciaron a las 18:00 horas con una persecución a una altura no revelada de la avenida Xochimilco, en el municipio mencionado, y terminaron en su cruce con Ipiña, en la colonia Vaquerías.
En el lugar quedaron dos camionetas, una de ellas tipo Jeep, donde viajaban los presuntos delincuentes acribillados.
Estas cuatro muertes se suman a las de dos policías que también fueron asesinados por la tarde en este mismo municipio.
En una persecución posterior para dar con los agresores de los uniformados, uno de los pistoleros fue detenido.
Los hechos violentos ocurrieron a las 15:30 horas en el cruce de Juárez y Segunda Avenida en el primer cuadro de esta localidad, vecina de Monterrey al oriente.
Los ocupantes de dos camionetas dispararon con fusiles a los policías Andrés Felipe Mejía Quintanar, de 56 años, y a María del Carmen Soto García, de 33, cuando se desplazaban en su vehículo oficial Avenger marcado con el número 072.
La patrulla presentaba en el frente y los costados decenas de impactos de bala.
Los cuerpos de los oficiales quedaron en los asientos delanteros de la unidad que tripulaban.
Después del doble homicidio, elementos del Ejército hicieron rondines por el área en busca de los responsables.    
Cerca de las 17:00, los soldados detectaron a unos sospechosos que se desplazaban en una camioneta Avalanche negra en la colonia Arboledas de Corregidora, a un costado del río Santa Catarina.
El conductor del automóvil intentó escapar y chocó contra varios autos antes de detenerse. En el accidente, un automovilista ajeno a los hechos resultó lesionado a causa de una de las colisiones.
En la acción fue detenido uno de los pistoleros que presumiblemente participó en el asesinato de los dos uniformados.
Extraoficialmente se mencionó que otros tres delincuentes escaparon en un coche que acudió en su rescate.
Los militares efectuaron recorridos en establecimientos cercanos al lugar para buscar a otros cómplices que pudieran haberse ocultado cerca de la zona del arresto.
Con estos homicidios, sube a 13 la cifra de los uniformados abatidos en Nuevo León en el 2011.