Arqueología Mexicana y Contraseña

jueves, 20 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 20 de enero (apro).- Algunas de las revistas más difundidas en el país en materia cultural nos han sorprendido este mes con algunos trabajos de excelencia, como el que ofrece en su portada Arqueología Mexicana: “Las ciudades de Mesoamérica, expresión de una civilización originaria (Monte Albán, Teotihuacan, Palenque, Tajín y Tenochtitlan)”, obra del arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma.

         Lo acompañan los textos “El origen mítico de las ciudades”, de Diana Magaloni Kerpel; “Monte Albán”, de Nelly M. Robles García; “Teotihuacan, la ciudad con una cosmovisión mesoamericana”, de Saburo Sugiyama y Alejandra Sarabia; “Palenque”, de Rodrigo Lienda Stuardo y Laura Filloy Nadal; “El Tajín”, de Rex Koontz; “Tenochtitlan”, de Bertha Olmedo, Vera y “Macrociudades al por mayor. Las congregaciones de pueblos en el diglo XVI”, de Bernardo García Martínez.

         La directora de la publicación mensual (subvencionada por el Conaculta y el INAH) es María Nieves Noriega de Autrey y el editor es Enrique Vela.

         Otra revista de la misma casa es Relatos e historias en México, que dirige Sergio Autrey Maza, y está dedicada al sexenio  de Lázaro Cárdenas, gracias a la pluma siempre certera de Ricardo Pérez Monfort, que los editores presumen así:

         “Una mirada retrospectiva de lo que fueron los hitos más importantes del sexenio cardenista (…).”

         El historiador del CIESAS –prosiguen-- “termina por señalar, después de un recuento pormenorizado, que a pesar de las fallas del régimen de esos años, sus acciones se instalaron en la memoria de millones de mexicanos, como muestra indiscutible de las transformaciones y logros de un agitado siglo XX.”

 

El quincenario de Coyoacán

La publicación quincenal de la Delegación de Coyoacán, coordinada desde la Subdirección de Comunicación Social que dirige Ariadna Compagny, apoyada en Ernesto Vaca y Marisol González Tolentino, continúa la ruta trazada por su antecesor cultural, el periódico La rosita, que instituyó Susana Cato en la gestión de María Rojo al frente de esa delegación.

         Contraseña es una revista muy agradable y muy bien diseñada, en formato cómodo y elaborada con papel reciclado, de la cual se tiran mil ejemplares y se regalan. En este su número de la segunda quincena de diciembre ofrece en portada un cartón entregado ex profeso por el artista-monero Rogelio Naranjo.

         Entre sus atractivos, Contraseña reproduce, para finalizar el año del Bicentenario de la Independencia, un texto magnífico de la periodista, historiadora, investigadora y cronista de la Universidad Nacional Autónoma de México, Clementina Díaz y de Ovando. Se trata de una receta para preparar un pavo para conmemorar el centenario de la gesta heroica, obra de la señora Concepción Pinal de Oraguibel, que fue publicada en El Imparcial.

La cronista, luego de dar a conocer el contexto informativo, reproduce la manera de cocinar el platillo, que es la siguiente:

         “Se mata un guajolote gordo, ahogándolo con vinagre fuerte, para que la pechuga quede jugosa y no reseca.

         “Se pela luego en seco, se le sacan las menudencias y se pican con 100 gramos de jamón. Se ponen a cocer 400 gramos de ubre, diez criadillas y un pollo grande deshuesado. Esto se pica y muele. Se mezcla todo, se sazona con sal y pimienta y polvo de chile ancho tostado, para que tome color. Revolviéndose con dos huevos, el jamón y las menudencias.

         “Se rellana con la mezcla el guajolote y se le mete al horno untado de manteca y sal con un poco de agua para que se haga una salsita color de oro.

         “Se adorna con jaletina de sal o con una salsa que se prepara con almendras peladas y molidas, desleídas en leche hervida. Se sazona con sal y se adorna con tintas de trufas.

         “Se coloca en el platón, de manera que al servirlo tenga buena vista.”

 

cvb

--FIN DE NOTA--

Comentarios