No convence Beltrán del Río en San Lázaro

jueves, 20 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 20 de enero (apro).- El comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Salvador Beltrán del Río, no pudo explicar a los legisladores su política migratoria para detener las violaciones a los derechos humanos.
    Durante la comparecencia del comisionado del INM ante la Primera Comisión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, legisladores del PRI, PRD, PT y Nueva Alianza criticaron duramente la política migratoria instrumentada por el gobierno de Felipe Calderón, y reclamaron que las autoridades no puedan impedir los abusos que cotidianamente ocurren en el tren conocido como La Bestia, en el tramo Chiapas-Oaxaca.
    Aunque afable durante su comparecencia, Beltrán del Río no convenció a los legisladores. El presidente de la Comisión Permanente, el priista Heliodoro Díaz Escárraga, le reclamó que la política sea “contradictoria, incongruente e insuficiente”.
    Y le recordó que por la mañana el sacerdote Alejandro Solalinde, coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur del Episcopado Mexicano, señaló que los migrantes que provienen de Centroamérica son vejados durante su travesía en La Bestia, donde se introducen personas del crimen organizado y presionan a los viajeros para que les detallen quiénes cuentan con recursos para extorsionarlos, mientras que a otros les perdonan la vida a cambio de que bajen a todas las mujeres.
“¡Esto es trata de blancas!”, espetó Díaz Escárraga, quien reclamó al funcionario que el gobierno de Felipe Calderón no sea capaz de evitar este tipo de violación que ocurre en un tramo claramente definido.
    Por su parte, la diputada Guadalupe Reyes Sahagún reclamó a Beltrán del Río el desfase de cifras sobre los migrantes secuestrados, y señaló que mientras Aministía Internacional habla de 20 mil y la Comisión Nacional de Derechos Humanos de 10 mil, el INM sólo tiene registro de 222 secuestrados.
    “¿Y dónde habrán quedado los otros a los que hacen referencia los demás organismos?” preguntó Reyes con ironía. Y más: “¿Cómo es posible que sacerdotes que tienen casas de apoyo a migrantes sí sepan cuántos son secuestrados y ustedes no? ¿Cómo es posible que un sacerdote, los reporteros, los investigadores, sí sepan quiénes son los capos que abusan de los migrantes y tengan claro cuáles son las rutas del tráfico de migrantes?”.
    La única integrante del Partido Acción Nacional que cuestionó el actuar el gobierno federal fue la diputada Norma Leticia Salazar Vázquez, actual presidenta de la Comisión  de Asuntos Migratorios en la Cámara de Diputados.
    “No resulta suficiente la buena voluntad para acabar con las violaciones a los derechos humanos de los migrantes que ocurren no sólo por parte del crimen organizado, sino también de funcionarios corruptos de los tres niveles de gobierno”, dijo a Beltrán del Río.
    En tanto, el diputado Arturo Zamora acusó al INM de haber caído en la indolencia, frivolidad y corrupción. Ahora el gobierno, dijo, habla de una nueva ley de migración, pero para ello tuvieron que pasar hechos como los secuestros de migrantes que se dieron a conocer en varios países.
    “Solo actúan a partir de que el vaso se llenó, son una vergüenza nacional e internacional. No son suficientes las firmas de protocolos para acabar con esto”, añadió, y le recordó al comisionado que las redes ferroviarias son propiedad del gobierno federal, por lo que es responsabilidad de éste que no sucedan actos contra los migrantes.
En respuesta, Beltrán del Río aclaró que el gobierno federal no evade su responsabilidad, pero se debe entender, dijo, que son temas de seguridad en los que deben coordinarse los tres niveles, e informó que en la actualidad los agentes del INM y de la Policía Federal reciben capacitación y cursos sobre derechos humanos.
    Luego añadió: “Reconozco que hay problemas, pero las estaciones migratorias son modelos reconocidos por varios países. No niego que podemos mejorar, pero también que hay esfuerzos para atender a los migrantes, incluso hay gente que les prepara alimentos con menús distintos. No pretendo decir que no hay responsabilidad nuestra”.
    Al hablar de los secuestros ocurridos en diciembre pasado, señaló que ya fueron detenidas siete personas, de las cuales cinco estaban implicadas y ya están rindiendo su declaración ante la Procuraduría General de la República.
    El comisionado dijo que para evitar el secuestro, el INM trabaja en la prevención mediante la firma de convenios e intercambio de información con las policías, y en la estación migratoria se toma su declaración a los viajantes, que luego se comparte con las policías.
    Otro elemento que ayudará, y sobre el cual el INM está trabajando, dijo, son los defensores de oficio que habrá en las estaciones migratorias.
Y aseguró que cada una de las recomendaciones de la Comisión Nacional de los derechos Humanos (CNDH) ha sido atendida, además de que en la actualidad, añadió, hay exámenes de control de confianza para todos los funcionarios.
Incluso, dijo, en la iniciativa de ley que elabora el Ejecutivo federal existe un apartado donde se pide que se dote de autonomía al Centro de Control de Confianza.
    Durante la comparecencia, el funcionario federal fue tratado con total respeto, pero los diputados quedaron insatisfechos con las respuestas. Inclusive el presidente de la Primera Comisión manifestó que la actuación del gobierno mexicano respecto del trato que da a los migrantes en la frontera sur “pone en tela de duda la protección que dice darles.
En términos de política migratoria, agregó, “este gobierno está rezagado, es insuficiente, y en el mejor de los casos las pobres disposiciones que existen hoy no se cumplen, y un ejemplo de ello es que hasta ahora la ley de refugiados que fue aprobada hace años por la Cámara de Diputados no ha sido publicada por el Ejecutivo federal”.


Comentarios