Vejez y enfermedades crónicas, "verdaderas pandemias" del siglo XXI

jueves, 20 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 20 de enero (apro).- El titular de la Secretaría de Salud (Ssa), José Ángel Córdova Villalobos, señaló que el envejecimiento y las enfermedades crónicas son las “verdades pandemias” del siglo XXI que México deberá enfrentar en los próximos años.
En la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde dictó la conferencia “Los retos en salud para el siglo XXI”, el funcionario federal señaló la necesidad de instrumentar una cultura de envejecimiento saludable y de prevención de enfermedades.
Detalló que actualmente existen 8 millones de personas mayores de 60 años en el país, y en el 2050, advirtió, este segmento se habrá incrementado a 35 millones.
Ante ello, dijo, es necesario aumentar las matriculas de geriatras, ya que “cada día se necesitarán más de ellos y menos pediatras.”
Córdova Villalobos mencionó que la diabetes y los problemas cardiovasculares son las primeras enfermedades causantes de muerte entre la población longeva. Sólo en 2010, añadió, provocaron el deceso de 80 mil personas.
Por su parte, el doctor Alberto Lifshitz Guinzberg, director general de Coordinación y Desarrollo de los Institutos Nacionales de Salud, admitió un incremento alarmante de diabetes en México, donde  se reportan, dijo, 2.8 casos más que el promedio internacional.
Durante su conferencia  “La diabetes, el mal del siglo”, Lifshitz afirmó que 14% de los adultos en el país son diabéticos y 7% lo desconocen, y agregó que uno de cada tres niños padecen la enfermedad.
Durante la clausura del tercer simposio denominado “Los retos de la salud en México”, el titular de la Ssa detalló las metas y pendientes del sistema de salud, luego de lo cual se congratuló por el aumento del presupuesto para ese sector, que este año obtendrá 7% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir 161 millones de pesos.
No obstante, manifestó que dicho presupuesto es insuficiente si se compara con países del primer mundo, que invierten 8.5 o 9% de su PIB. Estados Unidos, añadió, destina 16.5 de su PIB a la salud.
Córdova Villalobos reconoció que el IMSS y el ISSTE han permitido al sistema de salud evolucionar, sin embargo, agregó, hay veces que esas instituciones laboran individualmente, con políticas diferentes y con ineficiencia, además de que el problema financiero por el que atraviesan no les permite cubrir las diversas enfermedades.
Al referirse al Seguro Popular, manifestó que la cobertura universal logró incorporar en 2010 a 43.5 millones de personas, pero admitió que aún existe 8% de entidades marginadas por la falta de atención médica.
“Este año el Seguro Popular contará con 67 millones (de afiliados) y tendrá como meta incorporar siete y medio millones de personas”, apuntó.

Comentarios

Otras Noticias