Hillary Clinton elogia a Calderón y le pide no dejarse intimidar por el narco

lunes, 24 de enero de 2011

GUANAJUATO, Gto., 24 de enero (apro).- A pesar de la escalada de violencia en México, el gobierno de Felipe Calderón debe proseguir la “guerra” contra los grupos del narcotráfico y el crimen organizado, advirtió en esta ciudad Hillary Clinton, secretaria de Estado del presidente estadunidense Barack Obama.
En el marco de su visita de trabajo a México, donde sostuvo una reunión con la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, la funcionaria estadunidense sostuvo que el presidente Calderón “está haciendo lo que tiene qué hacer” y le pidió no dejarse intimidar por las cosas terribles que están haciendo los criminales.
“El presidente Calderón está haciendo lo que un líder tiene qué hacer, y es por eso que el presidente Obama y yo, nuestro gobierno y nuestro país, lo apoyan”, dijo Clinton.
“Aplaudo lo que hace (Calderón); yo sé que lo que él está haciendo no puede ser universalmente popular, porque es difícil, engorroso, que causa cosas terribles en los titulares. Pero existe un plan, el presidente Calderón está cumpliendo con su plan y nosotros lo estamos apoyando en todo lo posible”, aseguró.
En conferencia de prensa, también dedicó unas palabras al legado de diálogo, reconciliación y justicia que deja el obispo emérito de Chiapas Samuel Ruiz. “Ese es exactamente el legado que hay que honrar y el ejemplo que debemos seguir todos”, comentó.
En este tercer encuentro bilateral que sostuvo esta tarde en la capital del estado con Patricia Espinosa, titular de la SRE, Clinton confirmó que Estados Unidos se comprometió a entregar 500 millones de dólares este año a México para equipamiento y construcción en materia de seguridad y para apoyar la implementación del nuevo sistema penitenciario, entre otros rubros.
De esa cifra, 60 millones de dólares servirán para la adquisición de equipos de inspección no invasivos que se entregarán a los agentes aduaneros y policiales para la detección de armas y equipo ilegal que pretenda ser ingresado a México.
La funcionaria estadunidense llegó al histórico edificio de la Alhóndiga de Granaditas cerca de las dos de la tarde para su encuentro con Patricia Espinosa.
Una hora después, ambas funcionarias emitieron un mensaje y respondieron algunas preguntas de los medios en una primera parte de su reunión en el patio del inmueble, convertido en museo.
En su intervención, Espinosa dijo que se reafirmó el compromiso político de ambos gobiernos con una agenda económica que calificó de ambiciosa, y en la que incluyó la coordinación regulatoria, la facilitación de los flujos legítimos de personas y bienes, el desarrollo de la infraestructura fronteriza, el trabajo en energías renovables y la solución de las disputas que existen en temas como el transporte transfronterizo.
Aunque recordó que la seguridad es un tema relevante entre México y Estados Unidos, la titular de la SRE destacó el planteamiento que hizo a Clinton sobre la preocupación del gobierno mexicano por las iniciativas en materia migratoria que ahora proliferan en varios estados de la Unión Americana, con elementos discriminatorios hacia las comunidades mexicanas.
“No se puede comprender que haya quien busque regresar a la aplicación de la ley con base en estereotipos, en la apariencia de las personas o en su origen cultural. Sería un precedente alarmante contrario a los principios de tolerancia e inclusión que compartimos en América del Norte”, expuso Patricia Espinosa.
Posteriormente, tocó el turno a Hillary Clinton, quien calificó de muy productiva la reunión con su par mexicana.
Afirmó que el gobierno estadunidense “está muy impresionado” por el liderazgo y el valor demostrado por el presidente Calderón Hinojosa.
“México no es sólo un importante socio bilateral, también es un importante líder global y regional”, agregó.
Y anunció que de manera conjunta se instará al gobierno de Haití a que cumpla con las recomendaciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) para la realización de la segunda vuelta en la elección presidencial que se efectuará en ese país.
“Estamos tratando de extender nuestros esfuerzos contra la criminalidad transnacional en Centroamérica, para que el pueblo centroamericano tenga más apoyo, más seguridad”, explicó Clinton.
Por cierto, la funcionaria estadunidense se negó a hablar sobre un eventual retiro del embajador Carlos Pascual, luego de que la organización de Wikileaks filtrara los despachos del gobierno de Obama sobre el gobierno de Calderón y el desempeño del Ejército en la guerra contra el narcotráfico.
En diciembre pasado, un cable diplomático provocó el disgusto de las autoridades mexicanas al afirmar que el Ejército Mexicano carece del entrenamiento y las atribuciones para enfrentar al narcotráfico.
Más aún, la víspera se conocieron dos nuevas revelaciones: una, en la que Washington advierte que militares mexicanos entrenados en Estados Unidos terminaron en las filas del cártel de Los Zetas, y la otra sobre la petición de ayuda al gobierno estadunidense para pacificar Juárez, Chihuahua.
“Es una política del gobierno estadunidense no hacer comentarios” sobre cualquier referencia a la información difundida por esa vía, atajó Clinton.
La secretaria de Estado apenas y habló de los controles para la adquisición de armas en los estados fronterizos; en cambio, elogió la captura de “casi dos docenas de los criminales de alto nivel” en México en el último año.
Y anunció que autoridades estadunidense atraparon al grupo de mafiosos “más grande de la historia”, aparte de que el Departamento del Tesoro ha señalado a casi 800 comercios y personas asociados con narcotraficantes.
“En los dos países seguimos enfrentando el crimen organizado dentro y fuera de las fronteras”, fue un reiterado mensaje de Clinton.
Después de este encuentro con los medios, la reunión de trabajo continuó entre ambas delegaciones con una comida privada efectuada en el Teatro Juárez –amenizada por una estudiantina— y, a las 18:30, la funcionaria estadunidense viajó al Aeropuerto del Bajío para emprender su retorno a Washington.

Comentarios