Cárdenas, interesado en volver a dirigir el PRD

martes, 25 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 25 de enero (apro).- Cuauhtémoc Cárdenas, tres veces candidato a la Presidencia de la República no descartó volver a dirigir el Partido de la Revolución Democrática (PRD), pese a las constantes críticas que ha hecho a esa fuerza política, a la que, dijo en días pasados, no la unirá “ni un milagro".
    El fundador del PRD condicionó su regreso a la dirigencia "siempre y cuando haya unidad, y se proponga a partir de la capacidad de organización para que se constituya en una mayoría electoral y política en el país".
      En entrevista radiofónica, Cárdenas Solórzano reconoció que hay un estatuto que determina que quien ya fungió como dirigente del partido no puede volver a serlo.
No obstante, dijo, “creo que a estas alturas eso sería un error, porque hay cuadros que se han formado para encabezar una organización como el PRD, y los que ya pasaron podrían ser útiles al partido".
Asimismo, manifestó que las corrientes dentro del partido del cual fue fundador, junto con Porfirio Muñoz Ledo, deben disolverse para que inicie un proceso de reestructuración.
    En otro tema, el exjefe de Gobierno del Distrito Federal habló de la lucha contra el narcotráfico que emprendió el presidente Felipe Calderón al iniciar su gobierno.
    De acuerdo con Cárdenas, el combate a la delincuencia organizada a través de las fuerzas armadas, “llámese policía, llámese Ejército, llámese Marina, no está dando los resultados deseables”.
    En entrevista con Pascal Beltrán del Río, en Cadena Tres Noticias, consideró que el problema tiene muchas aristas que se están dejando de lado, como el hecho de que la propia sociedad tenga una participación más activa en el combate al narcomenudeo.
Es lamentable, añadió, que la descomposición social vaya ganando espacios de todo tipo, con el agravante de que se ha diversificado en otros delitos como narcomenudeo, secuestro y extorsión.
“Me parece que se tienen que combatir específicamente con prioridad, sin que esto signifique, desde luego, dejar de lado el combate a otro tipo de delitos”, expresó.
Esta lucha, añadió, debe ser integral, con la participación también, en buena medida, de los medios de comunicación, los sistemas de salud y educativos, todo ello acompañado de una política social distinta a la actual.
Otro flagelo que afecta al país de manera importante, dijo, es la corrupción, que se debe combatir desde el Estado mismo, pues “evidentemente tampoco se ha actuado con fuerza”.
Además, aseguró que el problema de inseguridad que vive el país está vinculado al deterioro económico y social, así como a la falta de oportunidades, sobre todo para los jóvenes, quienes muchas veces son rechazados en universidades, dejándolos sin opciones que les permitan llevar una vida digna con acceso a empleos bien remunerados.
“Ahí hay un caldo de cultivo para alimentar los ejércitos de la delincuencia”, advirtió.