Declina candidato del PAN en Guerrero a favor de Ángel Aguirre; es un error, lamenta Espino

martes, 25 de enero de 2011

MEXICO, D.F., 25 de enero (apro).- Tras la decisión de la dirigencia del Partido Acción Nacional (PAN) de hacer declinar a Marcos Efrén Parra su candidatura al gobierno de Guerrero a favor de Angel Aguirre Rivero, aspirante de la izquierda, Manuel Espino la calificó de “error estratégico” y la atribuyó también a Luisa María Calderón, hermana del titular del Ejecutivo.
“Error estratégico la declinación del PAN en Guerrero en favor del PRD. ¿Ahora declinará el PRD en favor del PAN en Edomex?”, preguntó Espino a través de su cuenta de Twitter, en la que llamó a los panistas guerrerenses a insubordinarse por la que calificó de imposición.
“Panistas de Guerrero: Es hora de hacer valer lo que su conciencia les dicte y no lo que se les imponga sin consultarles. ¡Rescaten al PAN!”, arengó Espino por escrito, quien atribuyó responsabilidad en la declinación a Luisa María Calderón, quien este domingo acompañó a Parra en Taxco.
“¿De verdad no sabes quién? ¿Qué te dice que la hermana de Calderón anduvo en Guerrero en días anteriores? ¿Iría a saludar amigas?”, respondió el expresidente del PAN a la pregunta de un twittero sobre quién fue el autor de la declinación de Parra.
La decisión de hacer declinar a Parra, quien en las encuestas internas del PAN no rebasaba 5% de intención de voto en las elecciones del próximo domingo, la tomó el presidente del PAN, Gustavo Madero, y un grupo reducido de colaboradores, no el Comité Ejecutivo Nacional (CEN).
De hecho, Parra dio varias entrevistas, vía telefónica, con medios de comunicación capitalinos y en ellas calificó de “rumor” su declinación a favor de Aguirre Rivero, el candidato de la coalición de izquierda que integran los partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y Convergencia.
Hacia las siete de la noche, Parra dejó de contestar sus dos teléfonos celulares y su auxiliar, de apellido Zurita, dijo que se encontraba en una reunión con Madero, en la que se le ordenó declinar para reforzar la victoria de Aguirre Rivero sobre el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manuel Añorve.
La decisión del PAN en Guerrero es parte de la estrategia de alianzas con el PRD que, el año pasado, le arrebataron al PRI las gubernaturas de Puebla, Oaxaca y Sinaloa, y eso llevó a Madero a declarar, el sábado, que el presidente electo de este partido, Humberto Moreira, iniciará el año con dos “megaderrotas”.
“El PRI que estrenará precisamente Moreira será un PRI que enfrente, que inicie el año con dos derrotas, una derrota en Guerrero y otra en Baja California Sur, dos megaderrotas”, dijo en La Paz.
El PAN tiene previsto aliarse con el PRD en Nayarit, cuyo aspirante común sería el perredista José Guadalupe Naranjo; en Coahuila, cuya candidatura será la del senador Guillermo Anaya, compadre de Felipe Calderón, y en el Estado de México, donde perfila a Luis Felipe Bravo Mena, expresidente de ese partido.
Al respecto, Espino escribió hoy en su cuenta de Twitter que en la declinación de Parra no se pidió la opinión de los militantes en Guerrero y cree que algo así podría suceder en el Estado de México.
“Estoy seguro que ni opinión se solicitó a los militantes. ¿Harán lo mismo en Edomex?”

Comentarios