Zedillo, Gaviria y Cardoso: "fracaso generalizado" en la lucha contra el narco

martes, 25 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 25 de enero (apro).- Los expresidentes de México, Ernesto Zedillo; de Colombia, César Gaviria, y de Brasil, Fernando Enrique Cardoso, miembros de la Comisión Global de Políticas sobre Drogas, se pronunciaron hoy por despenalizar el consumo de drogas ante el “fracaso generalizado” de la lucha contra el narcotráfico.
    En una reunión celebrada en Ginebra, Suiza, los expresidentes latinoamericanos propusieron una nueva estrategia basada en la prevención y la educación.
    “Hay que mirar a las personas afectadas como pacientes y no como criminales, tratarlos de manera humana, garantizando sus derechos fundamentales", dijo hoy Fernando Henrique Cardoso.
    El exmandatario brasileño, actual presidente de la Comisión Global de Políticas sobre Drogas, reconoció los esfuerzos de México y Colombia para abatir el consumo de drogas. Sin embargo, admitió que sus efectos han sido “muy limitados”.
    Cardoso consideró que se necesita un “cambio de mentalidad” y pasar de la confrontación a la prevención.
    Señaló que en el caso de la mariguana, la droga más consumida en el mundo, “podría considerarse no una liberación, pero quizás una regulación" del consumo.
En conferencia de prensa para informar sobre el resultado de este primer encuentro, Cardoso dijo que tras varias décadas de una política antidrogas basada en la represión "es evidente que ésta ha fallado" y que "tanto el consumo como la producción van en aumento".
    Entre los miembros de la Comisión figuran también la política socialista suiza Ruth Dreyfuss, el exrepresentante de la política exterior de la Unión Europea, Javier Solana; el escritor Carlos Fuentes, y el premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, así como Richard Branson, fundador del Grupo empresarial Virgin.
Dreyfuss sostuvo que las ideas en debate tienen el denominador común de buscar reducir el riesgo para los consumidores de drogas y las sociedades afectadas por la inseguridad y la desestabilización generadas por el crimen organizado.