No me descarto para el 2012, dice gobernador de Jalisco

miércoles, 26 de enero de 2011

DURANGO, Dgo., 26 de enero (apro).- El gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, desayunó este miércoles en el restaurante propiedad del exdirigente del Partido Acción Nacional (PAN), Manuel Espino Barrientos, aunque negó haber sostenido una reunión con él.
Previo a la firma de un convenio de colaboración en materia deportiva entre los estados de Jalisco y Durango, González Márquez dijo estar ocupado en la organización de los Juegos Panamericanos que se efectuarán en su estado natal del 13 al 30 de octubre próximo.
En entrevista, el mandatario estatal habló también sobre sus aspiraciones presidenciales y apuntó: "No me descarto, pero no hago nada todavía en ese sentido".
Sobre su presencia en el restaurante de Espino comentó que acudió a desayunar y aclaró no se reunión con el expresidente nacional del PAN, contra quien está en marcha un proceso de expulsión. “No lo vi, pero si lo ven me lo saludan”, indicó al tiempo que recordó que fue Espino el que dirigía el PAN cuando el disputó la gubernatura de Jalisco. "Me ayudó mucho", dijo.
Al preguntarle luego sobre el escenario político para el PAN de cara a las elecciones presidenciales de 2012, opinó que será "muy favorable" para quien resulte ser el candidato del PAN porque los resultados, en aspectos como el económico, se le están dando al gobierno del presidente Felipe Calderón.
Sostuvo que la lucha contra la delincuencia organizada favorecerá también a su partido. "El gobierno de Calderón está haciendo lo único que se puede hacer, que es tratar de que todos vivamos dentro de la ley para que vivamos con tranquilidad".
Fueron otros los gobiernos que, dijo, permitieron que este cáncer creciera.
En la entrevista, el gobernador de Jalisco se refirió a los Juegos Panamericanos y negó que haya derroche. "Si vieran lo que se gastó en Río de Janeiro...", dijo.
Sin revelar el monto de la inversión estatal, González Márquez aclaró que el grueso de los recursos invertidos proviene del gobierno federal, y que éstos ascienden a más de dos mil millones de pesos, por lo que sostuvo que quienes hablan de "despilfarro" es porque no tienen la información completa.