Promulgan ley sobre refugiados

miércoles, 26 de enero de 2011

MÉXICO, D.F. 26 de enero (apro).- Las personas que son perseguidas por razones políticas, raciales, religiosas, e inclusive, de género, contarán a partir de hoy con un marco regulatorio que salvaguarde de manera formal su estancia en México.

La Ley sobre Refugiados y Protección Complementaria fue promulgada este miércoles por el presidente Felipe Calderón, con lo que la tradición política de ayuda a los refugiados obtuvo sustento legal.

Aunque aun falta el reglamento que posibilite su aplicación, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), así como activistas de derechos humanos, calificaron la Ley sobre Refugiados como moderna y vanguardista.

La nueva legislación tardó en construirse pues, desde 1951, México había signado la Convención del Estatuto sobre Refugiados, aprobada en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), desde 1951 y llevaba unos nueve años en discusiones y mesas de trabajo de organismos ciudadanos, ACNUR y legisladores de las diferentes fuerzas políticas.

Fue apenas el pasado 9 de diciembre de 2010, cuando la Cámara de Senadores aprobó la nueva legislación.

En un acto realizado en la escalinata de la Residencia Oficial de Los Pinos, el presidente Felipe Calderón dijo que ésta es la primera ley particular sobre la materia.

Además, destacó que el ordenamiento jurídico regula la condición de refugiado, establece las bases para la atención y asistencia a los refugiados que se encuentran en territorio nacional, y otorga protección complementaria, garantizando en todo momento el pleno respeto a sus derechos humanos.

“La ley contiene un amplio enfoque de derechos al establecer como principios rectores para su aplicación: la no devolución, la no discriminación, el interés superior del niño, la unidad familiar, la no sanción por ingreso irregular y la confidencialidad”, afirmó.

El jefe del ejecutivo, dijo también que se incorporó la figura de protección complementaria, con que se garantiza que aquellos que no cumplan con los requisitos para ser considerados refugiados, tienen la garantía de que no serán devueltos a sus lugares de origen.

En su mensaje, el Presidente recordó que México tiene una larga tradición humanitaria. Desde la Constitución de 1857, dijo, se establecía la prohibición de repatriar a quienes en sus lugares de origen hubieran sido esclavos o reos políticos.

Refirió también que la recepción de refugiados ha sido constante en México, entre los que recordó a los de la Guerra Civil española, la Segunda Guerra Mundial, así como a los de las dictaduras militares latinoamericanas y los de El Salvador y Guatemala, e inclusive, mencionó a las familias haitianas que llegaron a México tras el terremoto de 2010.

Entre los beneficios de la ley, Calderón Hinojosa mencionó que aquellos que hayan llegado al país con otra calidad migratoria pero enfrenten cambios drásticos en sus lugares de origen, podrán ser reconocidos como refugiados.

En entrevista, el representante de ACNUR en México, Fernando Protti Alvarado, calificó la ley como moderna y vanguardista porque además de brindar protección a quienes no se les reconozca su calidad de refugiados, incluye a las perseguidas por causas de género.

Por su parte, Emilio Álvarez Icaza, consideró la promulgación de la ley como un avance en materia de derechos humanos, cuyo contenido se venía trabajando desde hace nueve años, hasta que, finalmente, los diferentes partidos políticos alcanzaron un acuerdo para aprobarla.

No obstante, consideró que uno de los aspectos que podrían actualizarse o mejorarse, tiene que ver con que evite los aseguramientos por parte de las autoridades migratorias.

Al concluir el acto, el presidente Felipe Calderón viajó a Davos, Suiza, donde encabezará la delegación mexicana, en el Foro Económico Mundial.

Comentarios