Rechaza Poiré despenalización de las drogas

miércoles, 26 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 26 de enero (apro).- Un día después de que miembros de la Comisión Global de Políticas sobre Drogas se pronunciaron por la despenalización del consumo de drogas, ante el “fracaso generalizado” de la lucha contra el narcotráfico, el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré, afirmó que esa medida no acabaría con la inseguridad ni con la violencia.

Luego de señalar que no todos los grupos criminales se dedican al tráfico y producción de narcóticos, el funcionario federal manifestó que de ninguna manera “podemos decir que si se resuelve el debate del consumo de las drogas se va a resolver el problema de la inseguridad en México, claro que no, pensar así es anacrónico, es el punto que yo he hecho".

No obstante, aclaró en una entrevista radiofónica con Óscar Mario Beteta– que el gobierno federal está abierto “a un debate sobre el estatus de las drogas en términos de su consumo".

Según Poiré, la postura del gobierno de Felipe Calderón es "hacer la reconstrucción de la seguridad para poder garantizar que estas organizaciones que probablemente empezaron como traficantes solamente hace 20 años, paguen por estos delitos de extorsión, de secuestro, de cobro de piso que están realizando".

Ayer, en una reunión celebrada en Ginebra, Suiza, los expresidentes de México, Ernesto Zedillo; de Colombia, César Gaviria, y de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, se pronunciaron por la despenalización del consumo de droga, y propusieron una nueva estrategia basada en la prevención y la educación.

“Hay que mirar a las personas afectadas como pacientes y no como criminales, tratarlos de manera humana, garantizando sus derechos fundamentales", dijo Cardoso.

El actual presidente de la Comisión Global de Políticas sobre Drogas reconoció los esfuerzos de México y Colombia para abatir el consumo de drogas, sin embargo admitió que sus efectos han sido “muy limitados”.

El exmandatario brasileño consideró que se necesita un “cambio de mentalidad” y pasar de la confrontación a la prevención.

En el caso de la mariguana, la droga más consumida en el mundo, señaló, “podría considerarse no una liberación, pero quizás una regulación" del consumo.

En conferencia de prensa para informar sobre el resultado de ese primer encuentro, Cardoso dijo que tras varias décadas de una política antidrogas basada en la represión, "es evidente que ésta ha fallado" y que "tanto el consumo como la producción van en aumento".

En agosto del año pasado, el presidente Felipe Calderón abrió la puerta al debate sobre la legalización de las drogas, aunque alertó que podía tener consecuencias negativas y muy pocas positivas.

Durante el foro “Diálogo por la Seguridad”, el mandatario calificó el debate de “medular”, pero señaló que debía analizarse con sus pros y sus contras.

“El mejor argumento en favor de la legalización es que la reducción del precio en el mercado negro va a generar beneficios”, señaló Calderón en esa ocasión; sin embargo, alertó que será el mayor consumidor de drogas (Estados Unidos) el que determine el valor de la droga.

Ante tal escenario, “lo que hagamos nosotros en esa materia va a ser irrelevante y sólo vamos a pagar todas las consecuencias negativas y realmente (tendremos) muy poco o nada de las positivas”, dijo.

Pocas horas después de esas declaraciones, el mandatario precisó en un comunicado que su llamado no era a legalizar las drogas, sino a debatir el tema.

“El mandatario mexicano puntualizó que legalizar las drogas podría ocasionar que el país pague todas las consecuencias negativas de esta modificación en la legislación, recibiendo muy pocas positivas a cambio (...) Por lo tanto, aun estando contra la legalización, el presidente no se opone al debate”, decía el texto.

Comentarios