Van 994 asesinatos de menores en guerra contra el narco

miércoles, 26 de enero de 2011

MEXICO, DF, 26 de enero (apro).- Más de mil niños han perdido la vida en la lucha del gobierno federal en contra del crimen organizado, en la administración de Felipe Calderón, revela el estudio Infancia y conflicto armado en México, que hoy dio a conocer la Red por los Derechos de la Infancia (Redim).
Sin colaboración alguna en la transparencia de datos por parte de las Fuerzas Armadas, la ONG contabilizó 994 asesinatos de menores de diciembre de 2006 hasta el corte de octubre en 2010.
Las cifras rojas advierten un particular crecimiento de homicidios dolosos en contra de adolescentes de entre 15 y 17 años.
De ese segmento, de 2007 a 2008, el estado de Baja California registró un incremento de 291.7%; en Chihuahua creció 364%, y Sinaloa vio aumentar hasta en 543% las ejecuciones de sus niños.
El director de Redim, Juan Martín Pérez, lamentó el “impresionante” impacto con que el conflicto armado ha marcado a la infancia en México y urgió en la “necesidad” de crear una defensoría de los derechos de la infancia “a nivel federal”, que investigue con “imparcialidad e independencia” las violaciones a sus derechos humanos.
“Si seguimos contando con el mensaje de impunidad para los más de mil niños asesinados desde que ha iniciado este conflicto, no podremos prevenir que siga sucediendo esa masacre”, advirtió Pérez.
La muerte de infantes, en el marco de la “guerra” contra el narcotráfico, viene de fuego cruzado, denunció el padre Miguel Concha Malo, director del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria. “La ha causado el crimen organizado, pero también las policías y las Fuerzas Armadas”, aclaró.
El padre pidió se deje de “estigmatizar” a los adolescentes “presuntamente” vinculados a la delincuencia organizada. “Hay cierta prisa para criminalizarlos, con ello se impide la investigación imparcial de los hechos. Es urgente avanzar en la construcción de un sistema de justicia especializado para adolescentes en conflicto con la ley, diferenciado del sistema para los adultos”.
En el caso de adolescentes que con mayor frecuencia integran las filas del narcotráfico, opinó, “el crimen organizado los ha cooptado porque son pobres, porque no tienen futuro”.
Por su parte, Luis González Placencia, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito federal (CDHDF), sede de la presentación del reporte, instó al gobierno federal a “conservar el conflicto en los márgenes del estado de derecho”.
El ombudsman capitalino criticó: “El Estado Mexicano espera que una respuesta militar contenga la violencia, y deja de lado los motivos sociales que generan esa violencia”.
“Tenemos casos de niños que han sido víctimas indirectas de esta lucha contra el narcotráfico y han sido catalogadas como daños colaterales. Parecerían validar la apreciación de que, dado el tamaño del enemigo, mientras menos obstáculos tengamos para abatirlo, mejor. Y si en esa lucha tienen que morir niños, niñas, adolescentes, personas en general, serán considerados mártires de esta lucha, pero eso parece no importar”, continuó González Placencia, y recordó que es responsabilidad del Estado “proteger y garantizar” el derecho a la vida.
El estudio Infancia y conflicto armado en México desnuda una más de las falacias del gobierno, concluyó el presidente de la CDHDF: “Esto que se está haciendo acá (por Redim), debería estarse haciendo allá, siendo materia de política pública por parte del Estado mexicano”.

mav

Comentarios