Comando infantil al servicio del cártel del Pacífico

jueves, 27 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 27 de enero (apro).- Elementos del Ejército mexicano detuvieron hoy en Jiutepec, Morelos, a dos menores de edad que formaban parte del llamado Cártel Pacífico Sur (CPS) que cuenta en sus filas con ocho mil de ellos, de acuerdo con las Red por los Derechos de la Infancia.
Según las autoridades castrenses, uno de los detenidos responde al nombre de Erick y tiene 15 años y, el otro, dijo llamarse Giovanni Molina, de 18.
El primero estaba al servicio del grupo delictivo que comandan los Beltrán Leyva y confesó que se incorporó porque el jefe de sicarios del CPS en Morelos, José de Jesús Radilla El Negro’“levantó” a su hermana para obligarlo a sumarse a sus filas.
Molina operaba, a su vez, como "halcón" del grupo delictivo. En sus declaraciones, dijo: que le “pagaban mil pesos a la semana” por realizar dicha función y aclaró que dejó al cártel hace un mes.
“Estaba trabajando para El Negro' y cuando agarraron a toda su gente me salí, porque ya no tenía nada de gente", comentó.
Ambos jóvenes fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio Público con sede en Cuernavaca.
No es el primer caso de menores que se suman a las filas del crimen organizado. En diciembre pasado, el Ejército detuvo a Édgar Jiménez Lugo, El Ponchis, de 14 años de edad, quien trabajaba también al servicio del CPS.
El menor confesó su participación en cuatro asesinatos y declaró que siempre actuó bajo los efectos de la droga y bajo amenazas de muerte de un capo del narcotráfico.
Según el libro “Infancia y Conflicto Armado en México”, elaborado por la Red por los Derechos de la Infancia en México, el narcotráfico utiliza a los menores de 12 años como vigilantes o “halcones”, mientras que a los de 12 a 15 los emplea en el traslado de droga.
Los de 16 años en adelante, alerta, ya empiezan a ser contratados como sicarios, mientras que a las niñas las emplean como empaquetadoras de la droga.
De acuerdo con el estudio, “actualmente 35 mil niños y jóvenes operan con padillas trasnacionales como la Mara Salvatrucha y los Zetas, mientras que la M18 que opera en conjunto con el cartel de Sinaloa enrola alrededor de 8 mil niños y jóvenes.”

rm
--FIN DE NOTA—

EOF

Comentarios