Ejecuciones de carro a carro, "la moda" en Jalisco

jueves, 27 de enero de 2011

Guadalajara, 27 de enero de 2011 (apro).- La violencia desatada en Jalisco adquiere una nueva modalidad. Durante los últimos días en la zona metropolitana de Guadalajara, son frecuentes las agresiones de carro a carro y el temor de los ciudadanos, ante la posibilidad de quedar en medio de un fuego cruzado, de ser víctima de una “equivocación” o de un pleito de tránsito que termina en homicidio, se incrementa.

El miércoles, en pleno barrio de San Juan de Dios, en la colonia La Perla, sobre el cruce de Aquiles Serdán y Dionisio Rodríguez, una familia que viajaba en una Hummer de color gris, fue acribillada por sujetos que transitaban en una camioneta Ford y una Suburban. En el atentado perdió la vida Claudia Esperanza Ibáñez Hernández, una mujer de 37 años de edad.

Los agresores usaron armas de grueso calibre para llevar a cabo ese crimen en donde también resultó gravemente herido el conductor, quien aparentemente iba a ser secuestrado. En esa balacera, las hijas de la pareja, una niña de ocho años y otra de nueve, resultaron ilesas. Las autoridades no lograron detener a ninguno de los agresores.

La noche del lunes, un hombre identificado como Crispín Frías, fue ejecutado cuando conducía un coche de modelo atrasado. El asesinato ocurrió en Jardines del Valle, en Zapopan. Los peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses recogieron del lugar del crimen más de 10 casquillos percutidos por un rifle, AR 15.

Previó al asesinato, Crispín Frías tuvo un incidente de tránsito y discutió con los tripulantes de un Toyota color negro. Los hechos ocurrieron en avenida Acueducto y Federalistas, en el poniente de la exvilla maicera. A esa agresión sobrevivió una menor, hija del hombre acribillado.

El mismo lunes, tres vehículos que circulaban sobre la carretera Nogales-Guadalajara, a la altura de Rancho Contento, en Zapopan fueron atacados por sicarios que luego de la agresión se dieron a la fuga, sin que nadie los pudiera identificar.

En esa agresión falleció María Magdalena Valle, una mujer mayor de edad, en tanto que otras cuatro personas resultaron heridas a causa de la “lluvia” de balas que desataron los sujetos que dispararon desde varios vehículos en movimiento.

María Magdalena  viajaba junto con Javier Guerrero Botello, en una camioneta blanca de la marca  Dodge y con placas de circulación JG 33 224. El hombre también resultó gravemente herido por el impacto de las balas.

Otras personas que circulaban en una camioneta Toyota blanca, con placas de circulación JM 36 092, fueron atacadas por los mismos sicarios. En esa unidad quedaron lesionados Carlos Felipe Cruz y María de los Ángeles Álvarez, el primero recibió un impacto de arma de fuego en el tórax, mientras su acompañante fue levantada por los servicios médicos de emergencia, con herida de bala en el cráneo.

Por su parte, José Ozuna Lizárraga tripulante de un Lupo Volkswagen, placas JEX 68-65, recibió un balazo en uno de sus hombros, todo ello ocurrió en una sola acción, durante los primero minutos de la madrugada del lunes.

A propósito de estas agresiones, el procurador Tomas Coronado Olmos, dijo que el atentado contra los tres carros, sobre la carretera a Nogales,  pudo deberse a una confusión al momento de abrir fuego, por parte de los agresores. Sin embargo, aclaro que las investigaciones están en proceso. Lo cierto es que en tres días y en tres hechos diferentes hay un saldo de tres muertos y seis heridos, en ataques similares en la zona metropolitana o sus alrededores.