¡No la amuelen!

jueves, 27 de enero de 2011

MEXICO, D.F., 27 de enero (apro).- Inaguantables humanos: ya me tienen hasta el copete. ¿Cuándo madurarán? Es decir, cuando dejarán atrás el amor a sí mismos, el narcisismo, que según estudiosos de su naturaleza, es la primera etapa del desarrollo humano, de la infancia.

A él se deben sus problemas y angustias y no a que sean criticados por el búho, ave simbólica de Atenea, por el Asno de Buridán, que murió por falta de voluntad para decidirse entre dos montones de avena equidistantes de él, ni de la burra de Balaam, que de plano afirmó que no tenía libre albedrío, como pretende en carta a este buzón firmada por Segismundo, el que cree que la vida es sueño. Servidora considera que, sus problemas y angustias se deben al innato narcisismo de su especie, como lo expone de manera velada otra carta enviada a este buzón y firmada por Berkeley. ¿Pues a que otra cosa es el afirmar que los objetos, los hechos e incluso las otras personas sólo existen si son percibidos, y no existen si no se los percibe?

De risa es que este último les felicite y los considere afortunados por haberse liberado de absolutos, ideologías y utopías del pasado y les asegure que caminar entre y sobre esas ruinas les da la oportunidad de crear un mundo mejor. ¿Cómo? ¿Con la percepción de que todas esas ruinas no lo son o no existen? ¡Ah! Con razón hay políticos que dicen: “ni los veo ni los oigo”, y del desempleo que “es un mito genial”. Ustedes, lectores de la presente, dirán si los tales son filósofos o que. Pero tengan en cuenta, antes de emitir su opinión, si a pesar de lo afirmado y dicho por Berkeley y los mentados políticos, muchos de ustedes no sufren el mal repartido de la riqueza; si no les aflige y azota el desempleo; si no viven aterrorizados por el terrorismo e incluso no son víctimas del mismo, así como de la violencia desatada por el crimen organizado; si no padecen y se angustian por desastres financieros… ¿Para que le sigo? Esos son sus problemas… productos de su congénito narcisismo, tanto del individual como el colectivo, ¿pues que otra cosa puede ser el patriotismo cuando cae en el patrioterismo, o la fe en el fanatismo?

En lo que concierne a una servidora, tanto el uno como al otro, los he tenido que soportar desde la existencia de los humanos, por lo que no visto y comprobado que su narcisismo puede tener, como Proteo, dios marino de la antigua Grecia, infinitas formas y puede ser contradictorio incluso, pues tiene la facultad de encarnarse en lo más sublime y en lo más vil; exteriorizarse en lo más generoso y lo más egoísta; de expresarse en los que se sacrifican por sus prójimos y en el que manipula y explota a sus prójimos en beneficio propio, eso sí, en este último caso, generalmente lo hace invocando el bienestar de los individuos o de determinado grupo social, o por defender la democracia, la libertad o la estabilidad económica, que en no pocas situaciones son más bien los privilegios de determinadas personas o grupos de las mismas que coinciden en sus muy particulares intereses, desde luego, hay excepciones… que confirman la regla.

Igualmente puedo decir y sostener que, en mi historia, por siglos, tuve que sufrir indiferencia, cuando no vituperios e incluso rechazo por parte de ustedes en nombre, sobre todo, de la trascendencia de sus convencionalismos religiosos. Más adelante y hasta hoy, en nombre del progreso y de un mejor futuro, por supuesto para ustedes, los humanos, como no podía ser menos, fui y soy vista como un simple objeto de explotación insaciable, inmisericorde y sin control; explotación que su narcisismo, tanto individual como colectivo, esa su falta de madurez, su infantilismo intelectual no les permite ver, comprender y comprobar que la misma, como serpiente que se muerde la cola y termina por devorarse a sí misma, sólo tiene por meta sin retorno destrucción y muerte, pues servidora no tiene más que un cierto grado de tolerancia.

¿Saben quien es la autora de la presente? Adivínenlo. Lo sabrán, si no aciertan, en próxima entrega que haré a este mismo buzón.

Entre tanto, con mis mejores deseos para ustedes.

NOTA: Por considerarla de interés para los estimados lectores, es por lo que damos a conocer la presente tal y como la recibimos; también en la confianza de que pronto recibiremos la entrega prometida. Esperamos no habernos equivocado.

El encargado del Buzón.

 

 

 

Comentarios