Nombran al obispo Raúl Vera presidente del consejo directivo del Frayba

viernes, 28 de enero de 2011

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 28 de enero (apro).- El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) nombró al  obispo de Saltillo, Coahuila, Raúl Vera López, como nuevo presidente del consejo directivo de ese organismo no gubernamental fundado en 1989 por el obispo emérito Samuel Ruiz García, quien falleció el lunes pasado.

En conferencia de prensa, Diego Cadenas, director ejecutivo del Frayba, hizo el anuncio luego de explicar que la decisión fue acordada de manera conjunta por el equipo en pleno del organismo.

En su discurso, luego de rendir protesta, el obispo de la Diócesis de Saltillo destacó la importancia del Frayba como un centro de inspiración de Samuel Ruiz “para acompañar a los pueblos en su caminar en la construcción de una nueva sociedad”.

“Para don Tatic Samuel el Frayba fue una de las niñas de sus ojos que en 21 años camina al lado del pueblo pobre y oprimido”, dijo Vera López.

Indicó que en esta “nueva época”, el Frayba “ampliará su visión y análisis nacional, y continuará su trabajo en el acompañamiento de los pueblos pobres, organizados y excluidos de Chiapas con todo el espíritu de Tatic Samuel que hora, desde donde esté, guiará el camino con todo su poder”.

En el acto, los trabajadores del Frayba expresaron su tristeza por la muerte de Samuel Ruiz; pero también manifestaron su alegría por que “Tatic Raúl” sea ahora “el nuevo guía” del organismo que nació bajo la inspiración del obispo fallecido.

El Frayba es una organización civil sin fines de lucro, independiente de cualquier gobierno o ideología política o credo religioso. Fue fundada en 1989 por iniciativa de Samuel Ruiz García, obispo católico de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas.

El Frayba es un organismo que atiende, documenta y litiga violaciones a los derechos humanos en el estado de Chiapas, particularmente en el territorio indígena, con interés especial en los temas de ejecuciones, tortura, detenciones arbitrarias, desapariciones y desplazamiento forzado.

“Promovemos el derecho a la libre determinación y a la autonomía de los pueblos indígenas desde sus derechos a la tierra y territorio, sistemas de justicia propios y ejercicio de gobierno. Acompañamos procesos populares y organizados en lucha por sus derechos, que permitan consolidar una cultura de respeto a los Derechos Humanos como condición para la paz con justicia y dignidad”, dijo Diego Cadenas.