Busca salir de Egipto un centenar de turistas mexicanos

lunes, 31 de enero de 2011

MEXICO, DF, 31 de enero (apro).- La Secretaría de Relaciones Exteriores reveló que un centenar de mexicanos solicitó apoyo de la embajada de México en Egipto para salir de esa nación, al tiempo que la SRE mantiene comunicación con 200 residentes más.

El director de Protección a Mexicanos en el Exterior de la Cancillería, Daniel Hernández, comentó que hasta ahora no se tiene reporte de mexicanos en peligro ni se ha contemplado poner en marcha un “puente aéreo” para desalojarlos.

El funcionario aclaró a la agencia Notimex que dado los dados los cambios paulatinos “y a una gran velocidad” que experimenta la nación africana, las autoridades mexicanas están listas para actuar de inmediato en caso de que las condiciones así lo requieran

Hernández Joseph admitió que debido a la crisis política y social que vive ese país, personal del servicio exterior viajó a Egipto para apoyar las labores de la embajada mexicana.

Sostuvo que hasta el momento no se han interrumpido los vuelos y la comunicación con los compatriotas radicados en Egipto continúa firme.

El funcionario de la SRE dijo que “por lo pronto los ayudamos por la vía comercial, a sabiendas de que hay un aeropuerto que funciona de manera limitada en El Cairo, pero no se descartan opciones”.

Y reiteró las medidas que la víspera emitió la Cancillería para los mexicanos que radican en Egipto, como es la que se refiera a que se mantengan en comunicación permanente con la embajada.

Sin embargo, reconoció que es difícil determinar cuántos mexicanos hay en aquel país, pues no existe un registro obligatorio para quienes se internan en él, pero “sabemos de no son más de 200”.

Aclaró que el aeropuerto de Egipto funciona de forma normal y no se han cerrado las fronteras; “ayudamos a localizar espacios a quienes tenían boleto de avión con líneas que aún vuelan hacia Egipto, aunque ahora operan con horarios más restringidos”.

Refirió que ello obedece al toque de queda decretado por las autoridades egipcias, lo que ocasiona que la demanda aumente para el número de vuelos existentes.

Mientras tanto, este lunes prosiguieron las protestas en las calles de varias ciudades de Egipto en rechazo al régimen del presidente Hosni Mubarak, en el poder desde hace tres décadas, lo que ha causado la muerte de más de cien individuos.

Además, el tráfico ferroviario quedó interrumpido en Egipto, anunció hoy la televisión pública en víspera de una marcha multitudinaria convocada para exigir la salida de Mubarak.

En tanto, el aeropuerto internacional de El Cairo era escena de caos, mientras cientos de extranjeros trataban de huir de los disturbios.

De acuerdo con un despacho de la agencia AFP, los mostradores no tenían suficiente personal porque muchos empleados de EgyptAir no pudieron llegar al trabajo, debido a los cortes de calles y al toque de queda que se amplió de tres de la tarde a las ocho de la mañana.

EgyptAir retomó sus vuelos desde El Cairo la mañana de hoy tras 14 horas sin actividad. En un período de 20 horas, sólo operaron 26 de sus 126 vuelos programados, dijeron funcionarios aeroportuarios.

A su vez, un presentador de televisión anunció que “el tráfico de trenes quedó suspendido”.

El movimiento de protesta, sin precedentes en Egipto, convocó a una huelga general este lunes y a una ‘megamarcha’ el martes para ejercer presión sobre el régimen.

Por su parte, gobiernos y operadores turísticos usaban vuelos charter o programados para evacuar a sus ciudadanos.

Dos aerolíneas chinas, Air China y Hainan Air, indicaron que enviarían un vuelo charter a El Cairo el lunes. Al menos unos 500 chinos se encontraban varados en el aeropuerto internacional de El Cairo, informó un funcionario del consulado chino en la capital egipcia.

Sin embargo, aún no era claro cómo se organizaría el operativo de evacuación.

Por su parte, testigos reportaron escenas de caos en el aeropuerto de El Cairo el domingo, con muchas personas, entre ellas egipcios, intentando obtener un lugar en los pocos vuelos programados.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón dijo que había encargado un avión para transportar a alrededor de 500 ciudadanos varados en El Cairo a Roma. Pero el número era incierto, ya que la agencia de noticias Kyodo informó que 335 personas habían abordado un vuelo de Egyptair hacia Japón durante la noche.

El Ministerio de Relaciones Exteriores alemán emitió un alerta de viaje el domingo a la noche para El Cairo, Alejandría y Suez, pero describió la situación en los centros turísticos del Mar Rojo como calma por el momento.

El operador de viajes alemán Rewe recomendó a los clientes que cancelaran sus reservas de vacaciones programadas para la próxima semana con el fin de aliviar la presión sobre la infraestructura del país.

La compañía, que tiene 3 mil 100 clientes en Egipto en la actualidad, dijo que había cancelado todas las vacaciones y viajes a El Cairo hasta el 7 de febrero, aunque algunos pasajeros en centros del Mar Rojo podían continuar con sus estadías.

Funcionarios en Turquía y Chipre anunciaron que estaban diseñando planes de contingencia para recibir a los turistas evacuados desde Egipto.

Delta Air Lines Inc indicó el viernes que suspendería su servicio a El Cairo de forma indefinida.

La secretaria de Estado adjunta para Asuntos Consulares de Estados Unidos, Janice Jacobs, dijo que Washington puso a disposición vuelos que saldrían el lunes de El Cairo.

Y Turquía reportó que enviaría dos aviones de Turkish Airlines para evacuar a ciudadanos turcos, mientras que Grecia señaló que tenía naves militares en alerta para transportar a ciudadanos griegos.

Otros países aconsejaron a sus ciudadanos que se fueran de Egipto o evitaran viajar a las principales ciudades.

Asimismo, el Departamento de Estado estadunidense redujo su personal diplomático en el país, autorizando el retiro voluntario de diplomáticos y empleados no esenciales.

Del mismo modo, algunas compañías europeas y asiáticas comenzaron a evacuar a su personal.

Por otra parte, el gobierno egipcio desplegó unos 800 soldados en la península del Sinaí con el consentimiento de Israel para reforzar la seguridad en momentos en que las protestas se extienden por el país, informaron funcionarios israelíes.

El permiso fue concedido tras una solicitud de El Cairo y las tropas fueron desplegadas alrededor del complejo turístico Sharm el-Sheikh, en el sur de la península.

El extenso desierto entre Israel y Egipto está en gran parte desmilitarizado, de acuerdo a un tratado de paz de 1979 entre ambos países.

Radio Israel anunció que “Israel mira hacia otro lado” mientras Egipto posiciona fuerzas en el Sinaí “para intentar asegurar que la situación no se salga de control” en el lugar.

Comentarios