Buscan universidades recursos para construir dos microsatélites

lunes, 31 de enero de 2011

GUANAJUATO, Gto., 31 de enero (apro).- Un grupo de universidades públicas busca financiamiento por un millón de dólares para construir y poner en órbita dos microsatélites, como parte de los proyectos de la Asociación de Instituciones para el Fomento de las Ciencias Espaciales Mexicanas (Aifocem), que serviría entre otras cosas para la formación de personal para la Agencia Espacial Mexicana, de reciente creación y bajo el mando de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).
En la primera reunión de la asociación, celebrada en la Universidad de Guanajuato, el director del organismo, Alfonso Serrano Pérez-Grovas, dijo que aunque se esté llegando tarde y con muchos problemas a la era espacial en México, las universidades deben hacer su parte en el conocimiento, la difusión y la formación de recursos humanos para este rubro.
Aclaró que la asociación es independiente de la Agencia Espacial Mexicana creada por el Congreso de la Unión, pero que podrá trabajar en conjunto con este nuevo organismo y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), pues “es un gran acierto estar por fin en el momento espacial”.
Alfonso Serrano, quien fue director del Programa Universitario de Investigación y Desarrollo Espacial de la UNAM, admitió que lo que ha fallado en este caso ha sido la organización pública. Recordó los intentos fallidos en los sesenta y el proyecto de un instituto que finalmente fue cancelado.
“En Brasil, contrariamente, las actividades espaciales han permanecido con apoyos por décadas, con gobiernos de izquierda, de derechas; en México no ha sido así, ojalá que con esta Agencia Mexicana se mantenga el respaldo”, planteó.
El investigador y actual director del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica lamentó que el aplazamiento de los proyectos espaciales en México redunde en graves problemas de vigilancia del territorio nacional, así como de desastres, explotación minera o agricultura.
“Es mucho más sencillo cuando hay desastres servirnos de los satélites, porque lo primero que se interrumpen son las comunicaciones, y la tecnología satelital es la que más nos puede ayudar”, refirió.
La Aifocem tiene otros proyectos además de la construcción de los dos satélites, como la construcción de varias antenas en la Universidad de Guanajuato, y de un laboratorio en la Universidad de Sinaloa para rastrear la basura espacial.
“Para los satélites se tiene que conseguir el financiamiento; serían microsatélites que permitan que alumnos y maestros puedan integrarse rápidamente al tema espacial. Serían puestos en órbita en un año y medio”, dijo Serrano.
En la Aifocem participan diez universidades públicas, como la Autónoma del Estado de México, las de Chiapas e Hidalgo, aparte de que otras diez instituciones de educación superior han firmado su adhesión al grupo.

Comentarios