Legisladores refutan a García Luna supuesta baja de homicidios

lunes, 31 de enero de 2011

MÉXICO, DF, 31 de enero (apro).- La incidencia de homicidios disminuyó 5.8% durante la última década, sostuvo el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, ante diputados y senadores, quienes rechazaron el balance del titular de la SSP, al destacar que sólo el año pasado se registraron unos 15 mil 273 muertes violenta y, en lo que va de este mes, suman 990 las personas ejecutadas en todo el país.
    Al comparecer ante la Primera Comisión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, García Luna, como en sus anteriores presentaciones, no convenció y sí en cambio recibió --principalmente del PRI-- críticas a la actual estrategia de seguridad para combatir el crimen organizado.
    De 1990 a 2010, presumió el titular de la SSP, se registró un descenso de 5.8% en la incidencia de homicidios, al pasar ésta de 34.23 a 32.24% muertes violentas por cada 100 mil personas.
    El priista mexiquense Héctor Guevara Ramírez reviró:
“Este año, a pesar del apoyo otorgado por el Congreso, no solamente en recursos económicos sino también en propuestas legislativas, en leyes para atacar la acción de las organizaciones delictivas, encontramos que hay 15 mil 273 muertos más, y que en este año, apenas en los días que llevamos de este mes, ya son más de 990 los ejecutados, en especial en los mismos estados en donde usted nos aseguró que se verían resultados positivos, trascendentes, contra la delincuencia”.
    Esto significa, agregó el priista, que la violencia se ha intensificado en el último año, es decir, no se ha estabilizado ni ha retrocedido.
Luego destacó: “Afirmamos y confirmamos después de un año que México sigue atravesando una etapa convulsa de espiral ascendente de una violencia que no cesa, y que la gobernabilidad democrática se socava”.
Al referirse a los magros resultados para abatir el crimen organizado, Guevara Ramírez afirmó que la confianza de los ciudadanos en el gobierno ya no existe y que se ha perdido la credibilidad en las instituciones que deben garantizar la seguridad, entre ellas la SSP que encabeza García Luna.
    Luego, el legislador priista ironizó: “Es de tal magnitud esta crisis, señor secretario, que es mayor el número de decapitados en México durante el gobierno de Felipe Calderón que el número de guillotinados en la época del terror durante la Revolución Francesa”.
    Pese a las críticas, el secretario de Seguridad Pública siguió hablando de resultados favorables en la lucha contra el crimen organizado y ofreció, como en todas sus comparecencias, gráficas, cifras y costos del combate a las drogas.
    En lo que va del sexenio, detalló, “se ha detenido a mil 405 presuntos secuestradores y se ha desarticulado a 173 organizaciones que se dedicaban a cometer este delito, además de que se ha liberado a 910 víctimas”.
    Y luego hizo mención a los narcotraficantes capturados:
“Se ha procesado a 2 mil 35 y se ha detenido a 50 mil 717 personas presuntamente vinculadas con el crimen organizado; de éstos, 732 son de Los Zetas; 588 de La Familia michoacana; 413 del cártel del Pacifico; 199 del de Juárez; además de 120 líderes o lugartenientes con nivel de mando”.
    Sin embargo, al priista Héctor Guevara las cifras del funcionario federal no lo convencieron:
“Parece que el gobierno federal no aprende, porque todos lo sectores de la población en México, sectores internacionales de derechos humanos y de otras organizaciones, han dicho que la política pública en materia de seguridad no ha logrado resultados”, aclaró.
    Enseguida deploró lo que consideró una intromisión de la secretaria de Estado estadunidense, Hillary Clinton, y la actitud indolente del gobierno calderonista:
    “La secretaria se ha atrevido a dar recomendaciones para el futuro gobierno democrático, al insistir en esta estrategia que señalamos es fallida, y ni un solo funcionario mexicano ha dicho nada. En la visita de la secretaria a México, que se produjo en el contexto de las filtraciones de Wikileaks, especialmente la información acerca de que los agentes del FBI realizan actividades para desbordar los marcos jurídicos de cooperación, ¿a quién creerle?”, reclamó Guevara Ramírez.
    A partir de ahí, los priistas, a través del diputado mexiquense, lanzaron una serie de preguntas a García Luna, las que no fueron respondidas y sólo en el caso de Juárez, Chihuahua, hizo alguna referencia.
    “¿Qué pasó con las investigaciones de los jóvenes ejecutados hace un año en Ciudad Juárez, cuyas familias esperan justicia? ¿Qué ha pasado con la gente que al parecer está fuera de control y asesina a un escolta del presidente municipal de Juárez? ¿Qué ha pasado con tanto alcalde ejecutado? ¿Por qué no tenemos información de las investigaciones realizadas por el centro de inteligencia que usted controla?”.
Más aún, “¿qué pasó con las investigaciones del homicidio del candidato a gobernador de Tamaulipas?, ¿qué culpa tuvieron los inocentes que murieron durante 2010 sin tener ningún vínculo con delito alguno ni con delincuente alguno, hecho que incluso fue denunciado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos?”
    Y finalmente, planteó: ¿Es legítimo declarar que son daños colaterales cuando se trata de decenas de asesinatos?; así les debemos llamar ahora a los inocentes que fallecen, ¿daños colaterales?”
    Genaro García Luna no respondió y sólo hizo mención al caso Juárez:
“De abril de 2010 al 20 de enero de 2011 se detuvo a 3 mil 612 delincuentes, además de 239 integrantes de la estructura delictiva, 106 detenidos por extorsión y secuestro, y además se liberó a 50 víctimas.
    “El trabajo que se ha hecho a nivel federal, sumando la capacidad con los estados y municipios, en particular en Ciudad Juárez, donde se tiene el mayor índice de homicidios para el país, ha disminuido casi a la mitad de lo que teníamos hace unos meses en el registro de esta ciudad fronteriza”.
    En defensa del secretario de Estado, como en todas las comparecencias, salió el PAN y tocó el turno al diputado Arturo García Portillo, quien advirtió:
    “Primero quiero decir con toda claridad que a mi me parece, y estoy convencido, absolutamente convencido, de la inutilidad de este ejercicio, literalmente es un diálogo de sordos y esto desde los dos puntos de vista”.
    Los partidos de oposición, destacó el panista, “no vienen aquí a tratar de encontrar elementos para esbozar una política constructiva de seguridad pública, solamente se han dedicado a criticar, a denostar todo esfuerzo del gobierno, a señalar que no hay ningún avance”.
Luego García Portillo resaltó que el problema de la inseguridad no fue creado en el gobierno de Calderón, sino que viene de atrás y fue solapado desde los propios gobiernos priistas:
“No fue gestado en este gobierno… eso fue incubado en los años ochenta y noventa al amparo del gobierno y de la policía. Y eso es buena aparte de lo que ha decido enfrentar el gobierno del presiente Calderón: hacerle frente ya de una manera profesional e integral a este problema que, por algún motivo, se había preferido ir administrando, se había preferido ir sobrellevando a costa de una falsa paz que no hace sino estar minando las capacidades del Estado mexicano para realmente contenerlo y, de una manera, como un cáncer intestino, iba creciendo, apoderándose casi imperceptiblemente, y hoy finalmente es posible ya hacerle frente, empezando por el gobierno federal”, acusó.
    Entonces pidió a García Luna explicara cuál ha sido el apoyo que ha recibido de parte de los gobiernos municipales --ya que la mayoría son de extracción priista-- en la lucha contra el crimen organizado.
En particular, recordó que en Juárez la policía local tuvo que ser sustituida por las fuerzas federales porque “no pudo con el paquete de detener la delincuencia”.
    La respuesta del titular de la SSP de nuevo fue la misma que la de todas sus anteriores comparecencias: citar cifras de cuánto otorga la Federación a los estados en su apoyo a la seguridad pública.
    Por cierto, durante la comparecencia de García Luna el Salón Verde lució prácticamente vacío.