Intimidan a dirigente de caravana pro migrante

martes, 4 de enero de 2011

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 4 de enero (apro).- Un grupo de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) intentó detener esta tarde a Elvira Arellano, defensora de los derechos humanos de los inmigrantes en las vías del tren de Arriaga, en Chiapas.

A tres días de que una caravana de activistas de organismos civiles aborden un tren como polizontes para recorrer el tramo Arriaga-Ixtepec, en un acto de apoyo al padre Alejandro Solalinde, quien vive bajo amenazas de muerte, la líder de la red Familias Latinas Unidas (FLU) fue abordada en forma violente por agentes del INM.

Así lo afirmó el padre de la parroquia de Arriaga, Heyman Vázquez, quien dijo que los hechos ocurrieron cuando Arellano caminaba por las vías del tren junto con otros dos activistas, entre ellos Eduardo García, en busca de migrantes centroamericanos que pernoctan en campamentos improvisados, a la espera del el tren carguero para seguir su viaje al norte del país.

Señaló que entonces llegó una patrulla del INM, cuyos agentes interceptaron y bajaron en forma “grosera” a Arellano y a sus acompañantes. Añadió que éstos pidieron a la activista identificarse, pero que, por “el carácter reacio” de Arellano, ésta los encaró con la misma actitud, por lo que amenazaron con llevársela.

Otras personas que estaban con Arellano señalaron que los agentes del INM mencionaron que podrían llevársela y acusarla de traficar con indocumentados.

El incidente asustó a algunos migrantes que se dispersaron entre el caserío y los matorrales a la orilla de las vías del tren.

Tras la discusión con Arellano, los agentes del INM se retiraron. Sin embargo, trascendió que la amenazaron con que si la volvían a ver la iban a consignar ante el Ministerio Público.

Arellano es una migrante mexicana que se ha convertido en un símbolo de la inmigración en Estados Unidos, en pro de la reforma migratoria.

Fue deportada el 20 de agosto de 2007 y separada de su hijo, que se quedó en ese país. El 29 de agosto de 2007, Arellano solicitó al presidente Felipe Calderón un visado especial para reunirse con su hijo. Hasta ahora, Arellano no ha podido regresar a Estados Unidos, debido a que, por sus acciones, ha quedado fichada por la justicia de ese país.

Recientemente, Arellano acudió a la Cámara de Diputados federal para exigir al gobierno federal acciones concretas a favor de los migrantes indocumentados que viven en ese país.

Arrellano participará este viernes en la caravana “Paso a paso hacia la paz: la paz es fruto de la justicia”, que estará conformada por defensores de derechos humanos, que abordarán el tren como polizontes junto con indocumentados para vivir la travesía más riesgosa en esta región del país, donde han ocurrido secuestros y asesinatos de migrantes centroamericanos.

Esta caravana, que partirá de Arriaga, tiene como propósito solidarizarse con el padre Alejandro Solalinde, de Ixtepec, Oaxaca, quien ha sido amenazado de muerte por denunciar secuestros y extorsiones de migrantes por grupos del crimen organizado.