Muere al caer de un barranco mientras lo liberaban de secuestro

martes, 4 de enero de 2011

MONTERREY, N.L., 4 de enero (apro).- Un joven secuestrado murió al caer a un barranco cuando era liberado junto con otra persona la madrugada de este martes en la colonia Country Sol, en el municipio de Guadalupe, Nuevo León.

Los dos jóvenes fueron secuestrados el sábado pasado cuando salían de trabajar en el Mercado de Abastos de Guadalupe.

Los jóvenes fueron liberados a la orilla de un barranco, ubicado en las calles Ray Bradbury y Alfredo Nobel, y cayeron de una altura de seis metros, lo que provocó la muerte de uno de ellos, cuyo nombre se desconoce. Su acompañante, Ramón Eduardo Saldívar Pérez, de 23 años, resultó ileso.

Los jóvenes presentaban muestras de tortura, con golpes en el tórax y en las piernas. A Saldívar sus captores le tatuaron en la frente unos genitales.

Por otra parte, dos agentes de la policía del municipio de San Pedro resultaron ilesos tras haber sido agredidos a balazos esta madrugada por pistoleros cuando circulaban en su patrulla por la avenida Lázaro Cárdenas, en el fraccionamiento Santa Bárbara, de ese municipio.

El ataque ocurrió a las cinco de la mañana de hoy cuando los agentes se trasladaban en la patrulla, la cual fue alcanzada por los ocupantes de otro vehículo, que abrieron fuego.

Los policías repelieron la agresión y los pistoleros lograron huir.

La patrulla presenta dos impactos de bala en el parabrisas y uno más en la puerta del lado del conductor.

El domingo pasado, Carlos Gil Villalobos, policía del municipio de Apodaca, fue asesinado a balazos cuando se encontraba en su patrulla en el centro de esa localidad.

Comentarios