Acepta juez federal demanda de amparo interpuesta por "La Lore"

miércoles, 5 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 5 de enero (apro).- La exagente federal Lorena González Hernández, La Lore, acusada por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) de participar en varios secuestros, entre ellos el de Fernando Martí, ocurrido en 2008, logró que un juez federal aceptara dar trámite a la demanda de amparo que interpuso su defensa en contra del auto de formal prisión.

En entrevista, el abogado de la acusada, Rodrigo Higuera, confió en que obtendrán la suspensión provisional, con lo que se subsanarán, dijo, las supuestas irregularidades que existen en el proceso iniciado contra su cliente en el Juzgado 32 Penal del Fuero Común.

Según Higuera, las acciones que se le atribuyen a La Lore en el caso del joven Fernando Martí ya han sido reconocidas por otra mujer detenida por la Policía Federal, mientras que en el resto de los plagios que se le imputan no se precisa cuál habría sido su participación.

El próximo miércoles 12 se celebrará la audiencia en la que habrán de presentarse y verificarse los argumentos de González Hernández, para determinar si se le concede el amparo.

De acuerdo con el abogado defensor, esta es la primera vez que se recurre a una instancia federal en el caso mencionado, y reiteró la importancia de que se corrijan las “notables irregularidades” que existen en el juicio en contra la exagente de la Agencia Federal de Investigación (AFI), que la mantienen encarcelada desde hace mas de dos años.

Desde el pasado 29 de diciembre, el Consejo de la Judicatura Federal publicó en su página de internet el acuerdo mediante el cual el Juzgado Décimo de Distrito de Amparo dio entrada al juicio de protección de garantías para Lorena González.

La Lore fue detenida en septiembre de 2008 junto con tres personas más: los hermanos Noé e Israel Cañas Ovalle y Marco Antonio Moreno Méndez. La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) los acusó de pertenecer a la banda de secuestradores de “La Flor” comandada por Humberto Ortiz Juárez, El Apá. A dicha organización se le atribuyeron los secuestros y posteriores asesinatos de los adolescentes Fernando Martí y Antonio Equihua.

Fernando Martí, de 14 años de edad, fue secuestrado el 4 de junio de 2008 en un retén en el que se encontraban varios sujetos con uniformes de la AFI, y aunque la familia pagó el rescate exigido por los captores, el cuerpo del adolescente fue hallado el 1 de agosto del mismo año en la cajuela de un auto en la colonia Villa Panamericana, de la delegación Coyoacán, al sur de la Ciudad de México.

El chofer de Fernando Martí también fue asesinado, aunque su cuerpo fue encontrado en días previos. El escolta, Christian Salmones Flores, a quien la Procuraduría capitalina había reportado como muerto, en realidad sobrevivió al ataque de los secuestradores y se convirtió en testigo clave.

En julio de 2009, el coordinador de Inteligencia para la Prevención del Delito de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Luis Cárdenas Palomino, informó que elementos de la Policía Federal habían detenido a dos integrantes de la banda de “Los Petriciolet” que secuestraron y asesinaron a los adolescentes Fernando Martí y Antonio Equihua.

El funcionario dijo en ese entonces que los detenidos Noé Robles Hernández y José Antonio Montiel Cardoso, capturados en una casa de seguridad en la delegación Xochimilco, estaban relacionados con 14 secuestros más y ocho homicidios.

Expuso que la banda de "Los Petriciolet" estaba integrada por tres grupos de delincuentes plenamente identificados que se dedicaban al secuestro de empresarios acaudalados y de sus hijos, a quienes levantaban junto con sus choferes o escoltas para obtener cuantiosas sumas de dinero a cambio de su liberación.

Cárdenas Palomino señaló en esa ocasión que la Policía Federal no tenía indicios de que Sergio Humberto Ortiz Juárez, El Apá, y La Lore, acusados por la PGJDF, formaran parte de esa banda encabezada por Abel Silva Petriciolet.

En un video, Robles Hernández reconoció haber asesinado a los dos jóvenes hijos de empresarios y también intentar matar al escolta de Martí, y relató que luego se enteró por los medios de comunicación de que éste había sobrevivido.

Cárdenas Palomino dijo que el sobreviviente del secuestro de Fernando Martí fue llevado a una casa de seguridad en la delegación Tlalpan y reconoció plenamente el lugar donde lo mantuvieron en cautiverio junto con el hijo del empresario.

Además, agregó que había otros 14 secuestros.

En la grabación, Noé Robles Hernández aclaró que no conocía a ninguno de los supuestos secuestradores de Fernando Martí presentados por la PGJDF en televisión y en periódicos, entre ellos La Lore, y aseguró que ellos no participaron en el plagio.

Además, Cárdenas Palomino indicó que el grupo de secuestradores que dejaba una flor junto a sus víctimas era ese, pero ellos determinaron nombrarla como la banda de "Los Petriciolet" porque era el apellido del líder la organización criminal.

Cárdenas Palomino mencionó que de acuerdo con la media filiación que proporcionó Noé Robles Hernández de la mujer que participaba en los retenes falsos donde se hacían los levantones, era totalmente diferente al de La Lore, acusada por la PGJDF de ser quien participó en el secuestro de Martí.

En abril de 2010, María Elena Ontiveros Mendoza, La Güera, señalada como la responsable de montar el falso retén en el que fue secuestrado Fernando Martí y posteriormente asesinado, fue aprehendida por elementos la SPP federal.

Con esa acción se echó por tierra la responsabilidad de Lorena González Hernández, a quien la Procuraduría capitalina inculpó por el mismo hecho.

María Elena Ontiveros Mendoza, detenida en la zona de Aragón, al norte del Distrito Federal, fue agente de la Procuraduría General de la República hasta el 2000, en la que supuestamente formaba parte de una red de protección institucional que daba apoyo a la banda de "Los Petriciolet".

De acuerdo con las investigaciones de la SSP, la detenida se dedicaba a interceptar a los vehículos en falsos retenes para anunciar a los conductores de una supuesta orden de aprehensión y así poder raptar a sus víctimas.

En ese sentido, La Güera habría participado en al menos 21 ilícitos de esa naturaleza, entre ellos el del hijo de Alejandro Martí.