Define Calderón a 2010 como el año más violento en México

jueves, 6 de enero de 2011

MÉXICO, DF, 6 de enero (apro).- El 2010 fue uno de los años más violentos en la historia de México, ya que fue en el que se registró el mayor número de homicidios ligados con el crimen organizado, reconoció el presidente mexicano Felipe Calderón.

En entrevista radiofónica, Calderón dijo que “el 2010 fue el año de mayor número de muertes violentas en el país”, como resultado de las pugnas entre los cárteles de las drogas y la estrategia de combate al crimen organizado.

Y aunque el presidente no dio cifras, un balance de la Procuraduría General de la República (PGR) difundido en diciembre pasado, del 1 de enero al 30 de noviembre de 2010 sumaron 12 mil 456 las muertes violentas.

De acuerdo con la PGR, desde diciembre de 2006, cuando Calderón asumió la Presidencia y lanzó una estrategia militar contra los cárteles de las drogas, han perdido la vida unas 30 mil 196 personas en hechos relacionados con pugnas del crimen organizado o en operativos de seguridad.

Calderón atribuyó esta violencia a que “se suscitaron varios conflictos entre cárteles al mismo tiempo”, como el ya existente entre las organizaciones de Sinaloa y Juárez, el desmembramiento del grupo criminal de los Beltrán Leyva, enfrentado con La Familia michoacana, y la pugna entre el cártel del Golfo y sus antiguos socios, Los Zetas.

“Hablamos de bandas donde se conocen unos a otros, son compadres, uno sabe dónde están los distribuidores del otro, los contactos del otro, saben qué policías cubren al otro, se hace una lucha violentísima que fue lo que marcó particularmente al noroeste” del país, añadió el Ejecutivo federal.

Chihuahua fue identificado por Calderón como la entidad de mayor violencia, seguido de Tamaulipas, Durango, Michoacán y Nuevo León.

Sin embargo, acotó que “la buena noticia” es que se ha “avanzado en el combate a las organizaciones criminales de México” como lo demuestra, dijo, la detención o muerte en operativos federales de varios capos del narcotráfico.

Por último, Calderón sostuvo que el año pasado, al menos en las últimas cuatro semanas, se empezó a observar un importante descenso en el número de muertes violentas, si bien admitió que aún es prematuro pensar que se va a mantener esta tendencia.

En otro tema, destacó la existencia de una parte de la izquierda “más sensata y madura”, la cual distinguió de una “irracional y violenta” al inicio de su sexenio y que prevalece en algunos protagonistas políticos, pero que luego –aventuró-- perdió credibilidad y apoyo.

En la entrevista con León Krauze de W Radio, Calderón alabó a la “oposición responsable” que le permitió sacar adelante paquetes económicos y presupuestarios del gobierno.

“Ahora yo veo claramente que el entorno está cambiando, entendiblemente”, acotó.

Sin aludir a la esgrima verbal atizada desde el PRI con Manlio Fabio Beltrones, líder senatorial, y Humberto Moreira, virtual próximo dirigente del tricolor, Calderón advirtió que “hay muchísimas mayores resistencias a la colaboración. Aquí la clave es un proceso de maduración política y cívica que nos hace falta todavía en la política en México, que es saber distinguir lo que son intereses estrictamente electorales y partidistas de lo que son temas de interés nacional y los temas de Estado. Eso no es posible, se enrarece en estos tiempos y dificulta la labor de cualquier gobierno, no sólo la mía”.

Por otra parte, “en la izquierda desgraciadamente, sobre todo en los primeros años, hubo una posición totalmente irracional, totalmente violenta, en algunos casos, todavía tiene secuelas en algunos protagonistas que están en la política nacional en estos momentos y desgraciadamente eso hizo perder oportunidad al gobierno de tener una interlocución más amplia y perdió el país e hizo perder a la izquierda la respetabilidad, la credibilidad, el apoyo electoral que había llegado a aglutinar, con lo cual perdió la izquierda y el país”.

Al preguntarle si intentó acercarse al lopezobradorismo, Calderón declaró:

“En general sí al PRD y finalmente la verdad es que hay una vertiente mucho más sensata y mucho más madura con la cual sí pudo hacerse, si no un entendimiento franco, sí por lo menos se le dio espacio al sentido común y a la capacidad de construcción”, afirmó.

Con la otra parte, reveló, “sí lo intentamos y no se pudo”.

Luego consideró que en la crítica en los medios de comunicación se aplica, “en algunos casos”, la idea de que si “pego, luego existo”, e insistió en que los periódicos deben equilibrar en sus primeras planas información con buenas noticias también y no sólo las malas.

“Alguna vez hice una metáfora, expresé un deseo más bien: que a mí me gustaría un día ver un periódico donde de un lado de la página se publicaran las malas noticias que sí tenemos y del otro las buenas. Y en un centro hipotético, que ojalá fuera creciente cada vez más, algo más balanceado”, sugirió.

Comentarios