Patrulla Fronteriza mató a joven en Nogales

jueves, 6 de enero de 2011

MEXICO, DF, 6 de enero (apro).- El embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán, informó que el mexicano menor de edad Ramsés Barrón murió a causa “de un disparo” hecho por un guardia de la estadunidense Patrulla Fronteriza en la línea divisoria que separa a Arizona de Nogales, Sonora.

“No me quiero adelantar, pero parecería claro, ya que el motivo del fallecimiento es un disparo”, declaró Sarukhán, aunque pidió esperar a que concluyan las investigaciones y se determine “el motivo por el cual estaba ese grupo de personas (mexicanas) en la valla de la línea fronteriza”.

En conferencia de prensa ofrecida en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Sarukhán explicó que inicialmente había señales encontradas sobre la causa de la muerte del adolescente mexicano, pues en principio se creyó que podría deberse a su caída de la valla fronteriza cuando presuntamente intentaba cruzar hacia Estados Unidos.

El embajador comentó que durante la mañana de este jueves 5, sostuvo una llamada telefónica con Michael Fisher, jefe de la Patrulla Fronteriza, para abordar el caso del deceso del joven mexicano y que la información al respecto “se dará a conocer en el momento que esté disponible, así como las medidas a adoptar”, en caso de que se confirme que la causa del deceso fue por un disparo de un agente de la migra estadunidense.

En el marco de la XXII reunión de embajadores y cónsules de México -- que se celebra los días 6 y 7 de enero en esta ciudad--, Sarukhán recordó que en diciembre pasado los gobiernos de Estados Unidos y México firmaron una declaración sobre la Frontera del Siglo XXI, uno de cuyos componentes es garantizar la seguridad en ambos lados de ella, al tiempo que las corporaciones policiacas siguen protocolos perfectamente detallados sobre el uso de la fuerza.

“Estamos buscando que no se utilice la fuerza de manera indiscriminada y desmedida en contra de nuestros connacionales”, apuntó.

Aseguró que “México seguirá usando todos los instrumentos diplomáticos y legales a los que tiene acceso para garantizar que, más allá de del estatus migratorio de nuestros connacionales, sus derechos sean respetados a cabalidad”.

Explicó que el “entorno político e ideológico” que priva en Estados Unidos es particularmente difícil.

Y recordó que existen varias iniciativas estatales –como la presentada en Nebraska por el senador estatal Charlie Janssen-- que intentan negar la nacionalidad estadunidense a los hijos de inmigrantes nacidos en ese país.

“Esto es algo que apenas se está moviendo y que estaremos vigilando muy de cerca. Estaremos trabajando con todas las organizaciones de la sociedad civil que trabajan y apoyan a México en estos temas. Pero habrá que resolver caso por caso, porque cada estado que está contemplando impulsar medidas de este corte, va a tener efectos y aristas distintos”, expresó.

Reconoció que la eventual aprobación de una reforma migratoria en Estados Unidos es “un tema complicado”.

Luego mencionó un par de razones: primero, porque hay un núcleo duro de congresistas que ganaron sus escaños haciendo campañas antiinmigrantes, pues “la migración fue usada claramente para ganar votos”.

Segundo, “a pesar de que los indicadores anuncian una recuperación en Estados Unidos, ésta no se ha filtrado a los bolsillos de los ciudadanos de ese país, lo que hace difícil que puedan ponderar en los próximos meses una visión integral del tema migratorio”.

Sin embargo, señaló una “verdad ineludible”:

“El tema migratorio es el que más va a afectar a largo plazo el bienestar económico y la prosperidad en muchos estados (de la Unión Americana), por lo que es conveniente garantizar un flujo migratorio legal, seguro y ordenado que permita aprovechar las sinergias económicas que existen entre los dos socios comerciales (México y Estados Unidos)”.

A pregunta expresa, el embajador mexicano en Washington reconoció que matanzas, secuestros y violaciones a los derechos humanos que se cometen en México contra migrantes centroamericanos complican la defensa de los indocumentados mexicanos en Estados Unidos.

“Hay ciertos sectores en Estados Unidos que han aprovechado algunas tragedias que suceden en el país (…) para politizarlos. Nos complican el argumento de que debe prevalecer un sistema migratorio legal, ordenado y que respete los derechos humanos de los migrantes en Estados Unidos”.

Sin embargo, sostuvo que existe “una enorme diferencia” entre lo que sucede en Estados Unidos y México respecto de los migrantes:

“Las tragedias que hemos visto en México no son producto ni de legislación federal ni de la acción de congresistas. Son el resultado de la deleznable actividad del crimen organizado que está vulnerando los derechos y privando de la vida y las libertades a los migrantes. Esa es una gran diferencia. Mientras que en Estados Unidos se están confrontando y combatiendo legislaciones estatales y posturas de un gobernador o de un legislador; aquí no es el gobierno mexicano, aquí es el crimen organizado el que está siendo el principal reto para la seguridad y los derechos de todos los que están en la República Mexicana”, explicó.

Comentarios