Premian a Casa del Migrante de Saltillo

martes, 11 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- La Casa del Migrante de Saltillo (CMS) fue galardonada con el Premio Internacional de Derechos Humanos Letelier-Moffitt, una de las preseas más importantes para promotores y defensores de libertades. Pero lejos de un tono festivo por el galardón, la CMS denunció que las medidas cautelares dictadas por las comisiones Nacional de Derechos Humanos (CNDH) e Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) no han sido cumplimentadas por la Secretaría de Gobernación (Segob). En un comunicado, la CMS denunció que el subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Segob, Felipe de Jesús Zamora Castro, así como la titular de la unidad de Derechos Humanos, Omeheira López Reyna, trabajan con base en mentiras que ponen en riesgo la vida de los defensores de migrantes. Las medidas cautelares dictaminadas por la CNDH y la CIDH comprenden a 19 refugios migratorios, localizados en zonas de alto riesgo por las actividades de la delincuencia organizada, en Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Estado de México, Tamaulipas y Coahuila. Además, la CMS manifestó su preocupación por la difícil comunicación con el subsecretario de Población y Migración, René Zenteno, hecho que pone en riesgo la reglamentación a la nueva Ley de Migración. Aún más. Al demandar que se elimine el visado para transmigrantes, a quienes debe dárseles una atención integral, la CMS lanzó un exhorto al comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM): “Exhortamos a la refundación del INM, e invitamos a que el comisionado, Salvador Beltrán del Río, asuma su labor y deje de perderse en el regateo de cifras de personas secuestradas”, expusieron. Además, llamaron a los gobiernos locales y federales a asumir la indagación de las denuncias de los migrantes y sus defensores, así como a evitar la privación de la libertad de extranjeros sin documentos migratorios. El premio Letelier-Moffitt, es otorgado desde 1977 por el Institute for Policy Studies, con sede en Washington DC, organismo que ha galardonado sólo a dos equipos de activistas mexicanos: el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, en 1993, y ahora, a la Casa del Migrante de Saltillo, Coahuila. El Letelier-Moffitt es entregado a organismos defensores de derechos humanos, y su nombre fue impuesto a manera de homenaje a Orlando Letelier y Karpen Moffitt, asesinados por agentes de Augusto Pinochet, en Washington, en 1976. La CMS expresó que el premio abona a la legitimidad del trabajo que sigue siendo muy cuestionado por algunos sectores de la sociedad y del estado que carecen de respeto por la vida de los migrantes o de los activistas que los defienden. Perfil de la CMS Desde hace una década, las actividades de la CMS y sus denuncias han sido un referente en la ayuda humanitaria y la defensa de derechos humanos de los migrantes centroamericanos en su paso por México. El organismo sostiene Belén, Posada del Migrante, que es coordinada por el sacerdote Pedro Pantoja Arreola. Desde su arribo a la diócesis de Saltillo, en el 2000, el obispo Raúl Vera López abrazó el tema migratorio, y el trabajo realizado por la CMS y su refugio le han valido distinciones internacionales, como el Premio Rafto. Saltillo es una ciudad clave en la ruta migratoria, pues procedentes del sur y a bordo de trenes de carga, los indocumentados eligen ahí el cruce fronterizo que habrán de tomar para llegar a Estados Unidos. La ciudad ha sido señalada por organismos como Human Rights Watch y Amnistía Internacional por la xenofobia de sus autoridades y de la sociedad. Por ejemplo, en 2003, el periodista Raúl Monje publicó en la revista Proceso un amplio reportaje en el que documentó el ataque a migrantes indocumentados en zonas aledañas al ferrocarril, donde inclusive los migrantes Germán Turcio Bonilla e Ismael de Jesús Martínez Ortiz, de San Pedro Sula Honduras, fueron lapidados por guardias del ferrocarril. En la agresión perdió la vida Ismael. Para 2008, la CMS fue la primera en denunciar los secuestros masivos de migrantes por el grupo criminal de Los Zetas, a quienes inclusive lanzó una súplica en 2009, pidiéndoles respeto a la vida. Entre diferentes denuncias por la violencia que ejercen los policías locales, así como de ataques al refugio Belén y amenazas contra la vida del sacerdote Pedro Pantoja y de activistas extranjeros a principios de este año, la CMS ha mantenido su labor en una de las zonas más conflictivas de la ciudad. “El premio nos da fuerza y ánimo para continuar nuestra tarea, para luchar por la vida, teniendo la firme certeza de que podemos vivir en un mundo más justo para todas y todos”, asentó el organismo en su comunicado, donde también dedica el reconocimiento a otros refugios migratorios, a los 72 migrantes muertos en San Fernando, Tamaulipas, y a Reyes Gustavo Ardón Alfaro, el hondureño sentenciado por homicidio en Saltillo, luego de confesarse culpable después de ser torturado.