Prevén más violaciones a derechos humanos con "Guerrero Seguro"

miércoles, 12 de octubre de 2011
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El operativo de seguridad denominado “Guerrero Seguro” representa una reedición de la fallida estrategia gubernamental para combatir al crimen organizado, además de que podría aumentar la cifra de violaciones a las garantías individuales. Así lo señalaron el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan y la Red Guerrerense de Derechos Humanos, al afirmar que la nueva operación conjunta en la entidad evidencia una vez más la ineficacia de la acción emprendida por las autoridades federales y estatales que no han logrado responder a los problemas de fondo en materia de seguridad pública. En un comunicado, las organizaciones defensoras de los derechos humanos destacaron que la medida policiaco-militar para combatir el crimen organizado tampoco ha logrado disminuir los índices de violencia y más bien genera condiciones que vulneran aún más los derechos humanos de la población. Con ello, añadieron, los gobiernos federal y local renuncian a diseñar e instrumentar políticas integrales que se adscriban a la lógica de la seguridad ciudadana, es decir que pongan en el centro la garantía de los derechos de todas las personas por encima de la protección de las propias instituciones y al margen de las prevalecientes concepciones belicistas. Este tipo de operativos, advirtieron, “únicamente aumentan nuestra alerta por el previsible incremento de la violencia y la anticipable alza de las violaciones a derechos humanos”. El comunicado recordó que en 2007 se puso en marcha la “Operación Conjunta Guerrero”, similar a la que se anunció el pasado jueves 6 en la ciudad de México. No obstante, afirmó que nunca se informó oficialmente sobre la culminación de ese operativo ni los resultados que se obtuvieron, por el contrario, apuntó, se incrementaron los índices delincuenciales y las denuncias ante la Comisión de Derechos Humanos de la entidad por abusos cometidos por elementos del Ejército. A la fecha, precisó, no se ha realizado una evaluación integral sobre su éxito ni mucho menos sobre la pertinencia de repetir una acción similar. Los organismos no gubernamentales advirtieron que “Guerrero Seguro” es una simple reedición del operativo conjunto aplicado en 2007, ya que no implica ninguna novedad, por el contrario, apuntaron, “supone repetir una estrategia que ha mostrado ser ineficaz para abatir la violencia y además incrementa los riesgos de que ocurran nuevas violaciones a derechos humanos”. Alertaron que este tipo de programas bélicos no sólo han mostrado ser ineficaces en Guerrero, sino también en otros estados como Chihuahua, y demandaron al gobierno de Juan Sabines “asumir una posición de vanguardia y liderazgo encaminada hacia la transformación radical del paradigma de la seguridad y hacia una verdadera reforma policial”. Para ello, subrayaron, es necesario aplicar cinco principios: centralización del ciudadano, promoción y respeto a los derechos humanos, respeto a la ley, transparencia y supervisión externa, ya que mientras no se transparente la información, la ciudadanía no puede participar en la definición misma de las políticas de seguridad pública. Detallaron, asimismo, que de acuerdo con la escasa información pública, en el nuevo operativo que se aplica en la entidad desde el lunes 10 participan mil elementos del Ejército, 300 de la Marina, 650 de la Policía Federal y 50 de la Procuraduría General de la Republica (PGR), a los que se suman mil policías estatales y 500 más que se incorporarán al servicio en noviembre.