Aumenta a ocho el número de muertos por "Jova"

jueves, 13 de octubre de 2011
GUADALAJARA, Jal. (apro).- El paso del huracán "Jova" dejó ocho muertos en Jalisco y Colima. En la primera entidad han fallecido cinco personas. Tres en el municipio de Cihuatlán y dos en el municipio de Tomatlán. En Colima, se reportaron dos muertes en el municipio de Tecomán y otra sobre la carretera Colima-Manzanillo, a la altura del poblado La Salada. Policías de Cihuatlán encontraron el cadáver de un hombre que fue arrastrado tras el desbordamiento de un arroyo y otra mujer de 21 años y su hija de cinco años fallecieron por un alud que se llevó parte de su casa, cerca del río Marabasco. En Tomatlán murieron una mujer y su hijo cuando su vivienda fue arrastrada por un deslave. Mientras, en Tecomán fallecieron dos personas y otra en la carretera Colima-Manzanillo, a la altura de La Salada, cuando se desgajó un cerro. La Unidad Estatal de Protección Civil del Estado de Jalisco (UEPCEJ), informó que el miércoles doce se logró el rescate de 37 personas que estuvieron a punto de ser arrastradas por el agua, entres ellas resaltaron el auxilio ofrecido a 10 menores de siete años que se pusieron a salvo, en momentos y lugares diferentes, gracias a la intervención de los rescatistas y del helicóptero Fénix, una aeronave utilizada por protección civil en casos de emergencia. Otro hombre que salvó la vida y vivió para contarlo es un vecino de Cihuatlán que estuvo atrapado desde las siete de la mañana y hasta las cuatro de la tarde en la parte alta de una palmera. El hombre de 28 años fue arrastrado por el agua en una zona de platanares, en las inmediaciones del río Marabasco. En el limite entre Jalisco y Colima, en lo que corresponde a los municipios de Cihuatlán y Manzanillo, prevalecen diversos cortes carreteros debido al desbordamiento de ríos y canales y la afectación a la carpeta asfáltica que une a esas poblaciones. Protección Civil mantiene en la zona costera de jalisciense a más de 180 efectivos, para prestar auxilio a las víctimas, en tanto que se llevan a cabo labores de limpieza de escombro y valoración de daños provocados por el huracán. Culpan al gobernador por estragos que “Jova” causó en Colima Aunque no han sido contabilizados en su totalidad, los daños derivados del huracán Jova en viviendas, campo e infraestructura urbana y rural en Colima son considerados extraoficialmente los más graves desde el terremoto de 2003 y desde el fenómeno de El Niño, a principios de la década de los noventa. El legislador del Partido Nueva Alianza (Panal) Nicolás Contreras Cortés responsabilizó al gobernador Mario Anguiano Moreno por los estragos que provocó el fenómeno, pues, a su juicio, éste actuó con negligencia ante la contingencia. Desde la tribuna del Congreso del Estado, el legislador del Panal reprochó que a pesar de que desde la semana anterior el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) anunció la formación y trayectoria del meteoro, fue hasta el lunes pasado por la noche cuando se reunió por primera vez el Sistema Estatal de Protección Civil para tomar medidas preventivas. En lugar de iniciar el diseño de las estrategias de protección de los colimenses, como era su responsabilidad, el gobernador Mario Anguiano Moreno prefirió atender el fin de semana asuntos familiares, como el nacimiento de su primer nieto, reveló Contreras Cortés. Señaló que los cuantiosos daños ocasionados por el huracán se debieron en gran medida a que el gobierno no previó su magnitud, además de que también influyó la “corrupción” de las autoridades que en épocas anteriores permitieron la ubicación de asentamientos humanos en las márgenes de los ríos. Por su parte el diputado priista Rigoberto Salazar Velasco hizo un llamado a los legisladores a unirse en torno al dolor de las personas que perdieron algún familiar o su patrimonio, en lugar de buscar culpables. Salazar Velasco hizo notar que los ayuntamientos de los 10 municipios no cuentan con recursos para atender la emergencia, mientras que el fondo de contingencias del gobierno estatal es de apenas dos millones 154 mil 400 pesos. Antes, el Congreso aprobó por unanimidad un exhorto para apoyar la solicitud del Gobierno del Estado para que Colima sea declarado zona de desastre y se agilice la entrega de recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden). A su vez, el gobernador Mario Anguiano, a bordo de un helicóptero de la Sexta Región Naval, viajó este jueves a varias comunidades de Manzanillo que se encuentran incomunicadas por vía terrestre, entre ellas Colimilla, El Centinela, Marabasco y El Charco, así como a Tamala y Zinacamitlán, en el municipio de Ixtlahuacán. El gobierno estatal informó que durante el sobrevuelo el mandatario estatal supervisaría los daños que recibió la infraestructura carretera a lo largo del estado y las afectaciones sufridas al campo colimense. Dijo que debido a la incomunicación que prevalece en estas poblaciones, el gobernador llevaría artículos de primera necesidad y despensas para los habitantes de dichas zonas.

Comentarios