Declaraciones de Calderón son una intromisión en proceso electoral: PRI

domingo, 16 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El Partido Revolucionario Institucional (PRI) calificó de lamentables las declaraciones del presidente Felipe Calderón en el sentido de que algunos priistas piensan pactar con el narco, realizadas en una entrevista con el diario estadunidense The New York Times. El Comité Ejecutivo Nacional del PRI reaccionó e indicó en un comunicado que lo expresado por el mandatario es una intromisión en el proceso electoral federal, por lo que procederá ante las instancias legales correspondientes. El tricolor refrendó su compromiso y el de sus gobiernos con el combate frontal y eficaz contra el crimen organizado. Lamentó que en el ocaso de su administración, el jefe del Ejecutivo aventure señalamientos genéricos, tratando de estigmatizar al partido sin otro sustento que sus propios dichos. Diputados federales del PRI retaron además a Calderón para que presente pruebas de que algún gobierno de extracción priista pactó en el pasado con la delincuencia organizada y le recordaron que ni una voz del tricolor le ha pedido ir por la vía de los pactos con las organizaciones criminales. En ese sentido, el vicecoordinador de la bancada del tricolor en la Cámara de Diputados, Carlos Soria, calificó las declaraciones al periódico The New York Times, como un conjunto de ocurrencias dogmáticas, temeridades, militarismo electorero y justificaciones para disimular el rotundo fracaso de su gobierno. Agregó que no existe evidencia histórica, jurídica o testimonial que los pactos con el crimen hayan sido alguna vez instrumentos de política pública de gobierno alguno en esa materia. Héctor Pedraza, también legislador del PRI, censuró las declaraciones de Calderón y lo emplazó a presentar pruebas de que existieron pactos con el narcotráfico durante los gobiernos del tricolor. En tanto, la dirigencia nacional del PRI calificó como cortina de humo las declaraciones de Calderón, por lo que le exigió señalar con nombre y apellido a los integrantes de este instituto político que hayan expresado su intención de llegar a un arreglo con los capos de la droga. Carlos Flores Rico, líder del movimiento territorial del partido tricolor, manifestó que esta “preocupación” del jefe del Ejecutivo forma parte de la estrategia que ha seguido la administración calderonista para “eludir el rotundo fracaso de su lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico”. Es por eso que inventa que los políticos del tricolor que piensan diferente a él “le hayamos pedido que detenga la marcha o que pacte, o que transija o que negocie” con las bandas criminales que operan en la zona norte del país, principalmente. Por su parte, la diputada priista Beatriz Paredes aseguró que las declaraciones de Felipe Calderón son más de “un militante de un partido político”, que de un jefe de Estado. En una entrevista con CNN-Expansión rechazó categóricamente las expresiones del presidente y consideró que los señalamientos obedecen más a una estrategia incomprensible de buscar desprestigiar a un partido político que va en ascenso en el marco de una etapa preelectoral. La legisladora expresó que si el presidente tiene pruebas de esas afirmaciones “tendría que actuar jurídicamente, en México, con su responsabilidad y no hacer política preelectoral fuera del país”.

Comentarios