Bloquea Senado de EU recursos para operativos como "Rápido y Furioso"

martes, 18 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El Senado de Estados Unidos aprobó por unanimidad este martes una enmienda que bloquea fondos para operaciones semejantes a la del operativo "Rápido y furioso" en el futuro, a menos que las autoridades policiacas den garantías de que vigilarán de cerca "y en todo momento" la transferencia de armas. En tanto el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reiteró que los responsables del fallido operativo que permitieron la entrada de más de dos mil armas a México de forma ilegal entre 2009 y 2010, “rendirán cuentas”. Durante una entrevista con la cadena televisiva ABC, el mandatario estadunidense afirmó que "la gente que metió la pata rendirá cuentas”. "Nos enteraremos de lo que pasó en esta situación y quién fue responsable y nos aseguraremos de que ésta se corrija", prometió Obama, aunque no dio detalles de cómo se hará. El mandatario dijo estar consciente de que “tenemos responsabilidad no sólo de parar el flujo de drogas hacia el norte, sino también la responsabilidad de asegurarnos de que no estamos ayudando a armar o financiar a estos carteles de la droga en México". Reconoció que para él fue frustrante que una persona --la que estaba a cargo de la operación “Rápido y Furioso”-- "haya demostrado tan mal juicio hasta permitir que sucediera algo semejante". La unidad a cargo de esa operación fue la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés) que encabezada Keneth Melson, misma que ahora es objeto de investigaciones por parte del Congreso y del Departamento de Justicia. Con la finalidad de que no se vuelva a repetir un operativo similar, el Senado aprobó una enmienda para bloquear fondos en el futuro para operaciones semejantes a la de "Rápido y furioso". Sin embargo, habrá excepciones cuando las autoridades policiacas ofrezcan garantías de que vigilarán de cerca y en todo momento la transferencia de armas. La enmienda forma parte de un proyecto de ley de gastos para diversas agencias federales para el año fiscal 2012, que comenzó el pasado 1 de octubre. Además de Keneth Melson, el secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, ha estado en la mira de los posibles responsables del fallido operativo, sobre todo los republicanos en el Congreso, lo han acusado de haber estado al tanto del operativo desde julio de 2010, mucho tiempo antes de lo que él reconoció en una audiencia del Legislativo en mayo pasado. A pesar de ello, el pasado 6 de octubre, el presidente Obama refrendó su “plena confianza” en Holder y en el proceso para determinar exactamente quién tomó la decisión de dar luz a la operación y cómo. La finalidad de “Rápido y Furioso” era permitir la venta de armas de alto calibre a compradores intermediarios, ligados a grupos criminales, para rastrearlos hasta su destino final y dar con los cabecillas de los cárteles mexicanos. Sin embargo, los agentes le perdieron el rastro a más de dos mil armas, varias de ellas aparecieron en varios crímenes en México. Dos de las armas fueron halladas en el lugar donde fue asesinado el agente fronterizo Brian Terry en Arizona, en diciembre de 2010.