Encomia Rajoy guerra de Calderón contra el narco

miércoles, 19 de octubre de 2011
MADRID (apro).- El líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, señaló que en ningún Estado democrático en donde se defiendan los derechos de las personas puede permitirse que actúen “unos señores” que desprecian la vida de los demás. “Eso es pura delincuencia”, dijo Rajoy cuando se le preguntó su opinión sobre la guerra que impulsó el gobierno de México contra la delincuencia organizada. El aspirante a la presidencia de España y el más beneficiado en las encuestas, de cara a las elecciones del próximo 20 de noviembre, consideró que el presidente Felipe Calderón “es un hombre muy valiente” y que es muy grande el reto que tiene ante sí. La obligación del Estado, añadió, es atacar esas acciones (de la delincuencia organizada), pero el gobierno de México, subrayó, debe contar con “la compañía, el apoyo y el ánimo de todos” para combatir a los delincuentes organizados, a los que llamó “pequeños dictadores”. Rajoy no quiso pronunciarse sobre un eventual regreso del PRI al gobierno de México en 2012 por considerar que es un tema que compete a los mexicanos. En un encuentro con corresponsales latinoamericanos, explicó parte de su propuesta de gobierno, y señaló que la prioridad será el crecimiento económico y la creación del empleo en España, en virtud de que los niveles de paro (desempleo) superan 20% a nivel eneral, pero llegan hasta 45% en la población joven, lo cual hace de esto un “objetivo capital”, dijo. Rajoy explicó que pretende revitalizar la economía con un plan de empleo, porque en la actualidad el Estado español destina 30 mil millones de euros en subvenciones al paro, aparte de que tiene que cumplir con el pago de la deuda, cuyos intereses suman 27 mil 500 millones de euros. El empleo revitalizaría la recaudación del impuesto sobre la renta y el consumo, destacó. El líder del PP defendió la reforma constitucional que su partido aprobó junto con el PSOE, la cual incluye un tope de déficit en la economía española, porque “no se puede gastar lo que no se tiene”, expresó. (El gobierno actual pretende disminuir a 6% el déficit fiscal y que en 2012 sea de 4%). Rajoy anunció que tiene el propósito de emprender una reestructuración del sistema financiero español, porque “sin crédito es difícil que haya inversión” y lo que hasta ahora se ha conseguido va muy “lento”. Asimismo, dijo que impulsará reformas en lo laboral, así como en los sectores energético y educativo, además de una reforma fiscal. No obstante, precisó que no se podrán bajar impuestos, salvo en el caso de los emprendedores. En materia de política exterior, señaló que su principal prioridad es conseguir una mayor integración de Europa, y mayor contacto con los países de Latinoamérica. Su política exterior tendrá un enfoque económico, principalmente, por la importancia que tienen los acuerdos comerciales y empresariales de España en los países de América Latina, que calificó como “una prioridad”. Defendió que España y sus empresas “apuestan” por Iberoamérica, porque no se trata de inversiones especulativas, sino que “fueron para quedarse”, son inversiones “estables” que dan puestos de trabajo y contribuyen al crecimiento económico de los países del entorno. Uno de los retos en Iberoamérica, dijo, es que junto con la Unión Europea se puedan lograr posiciones comunes en problemas globales, como el cambio climático o energías sustentables, o que América Latina sea el puente entre Europa y Asia. El PP está situado en las encuestas arriba de 15 puntos en promedio del más cercano competidor, el PSOE, quien postuló a Alfredo Pérez Rubalcaba como su candidato.

Comentarios