"Reivindicación política", el homenaje a Paz en el Senado: Krauze

miércoles, 19 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El homenaje del Senado al poeta y ensayista Octavio Paz es un acto de “reivindicación política”, pues “en sus décadas finales no fue debidamente reconocido en su propia patria”, afirmó hoy el historiador Enrique Krauze en la ceremonia de inauguración del nuevo auditorio de la Comisión de Cultura, el cual lleva el nombre del Nóbel de Literatura. Durante la ceremonia, presidida por la viuda del escritor, Marie José Paz, así como por intelectuales, artistas y funcionarios de la cultura, Krauze reflexionó sobre el “desencuentro” entre el poeta y la izquierda mexicana. Era la corriente política “que más le importaba porque siempre se sintió inscrito en ella”. Para el excolaborador, amigo y fundador de la revista Vuelta, la raíz del desencuentro y la confusión entre la izquierda y Octavio Paz radicó en que él no representaba a las “buenas conciencias”, sino que era una “conciencia crítica” que cuestionó uno de los “dogmas sagrados” de esta corriente de pensamiento: la revolución. Según Krauze, Paz criticó “a la izquierda totalitaria desde la izquierda democrática posible y quiso persuadir a la izquierda de redescubrir sus propias raíces liberales”, por lo que “la raíz del conflicto está en la confusión entre las buenas conciencias y las conciencias críticas”. Paz era “un liberal en busca de la verdad, no representaba a las buenas conciencias sino a la conciencia crítica, que es lo contrario”, sentenció el historiador. “Hombre contradictorio”: González Pedrero En la ceremonia también participó Enrique González Pedrero, exdirector del Fondo de Cultura Económica (FCE) y exgobernador de Tabasco, quien reflexionó sobre las contradicciones de Paz y las correcciones constantes que él mismo hizo a su obra. Consideró que “la andadura contrapuntista” y el estilo dialéctico de Octavio Paz lo llevó a plantearse siempre más preguntas que respuestas. “No me cabe la menor duda de que Octavio Paz era un hombre contradictorio, pero ¡qué hombre inteligente no lo es!”, exclamó González Pedrero. El intelectual y político de la generación del ensayista y poeta también afirmó que en estos momentos Paz “nos hace falta” para reflexionar sobre los tiempos que vienen y expresiones nuevas como el movimiento de los Indignados. “Los jóvenes, los indignados de ahora, están tratando de inyectar vigor a la debilidad política nacional a través de la construcción de la manifestación popular y, lo que sucede en el mundo, tarde o temprano va a ocurrir en México”, auguró González Pedrero. La senadora María Rojo, presidenta de la Comisión de Cultura, recordó que la iniciativa de rendirle un homenaje a Paz en el Senado se tuvo hace tres años. Y, finalmente, con la nueva sede de la Cámara alta, se acordó ponerle el nombre del poeta a una de las salas de comisiones, como “un homenaje a su inteligencia y a su legado invaluable en la literatura”. El presidente del Senado, José González Morfín, cerró el evento recordando que Paz murió en 1998, pero muchas cosas han sucedido en el país desde entonces. “¿Qué pensaría de nuestro país si lo pudiera ver hoy? Creo, amigas y amigos, que así como alzó su pluma contra el régimen del Ogro Filantrópico, que otorgaba dádivas pero que negaba la libertad, estoy seguro de que Paz hoy levantaría su pluma para denunciar los males que como sociedad nos aquejan y nos ofrecería luminosas reflexiones para vencer las resistencias que nos quieren anclar en el pasado”, afirmó.

Comentarios