Lucha contra el narco no ha minado a Los Zetas: Stratfor

martes, 25 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Los múltiples frentes de batalla que ha abierto el gobierno federal en contra del crimen organizado no han afectado las capacidades operativas y el alcance territorial de Los Zetas, de acuerdo con la agencia de seguridad Strategic Forecasting Inc (Stratfor). En su más reciente informe sobre los cárteles de la droga en México, la agencia –con sede en Texas– sostiene que a pesar de que el cártel encabezado ahora por Heriberto Lazcano Lazcano, El Lazca, ha recibido algunos golpes en los últimos meses, se ve compensado con incursiones en territorios que antes no les pertenecían. Según Stratfor, Los Zetas pelean con los cárteles del Golfo y de Sinaloa y con las Fuerzas Armadas en el noreste del país, y en Chihuahua apoyan al cártel de Juárez a repeler los ataques de la organización del Pacífico. Asimismo, refiere que el grupo criminal, uno de los más violentos del país, ha recibido fuertes golpes por parte del Ejército mexicano en Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila y Veracruz, y se aferra para hacerse del control en las estratégicas plazas de Monterrey y el puerto de Veracruz, donde también incursionan los cárteles de Sinaloa y del Golfo, así como el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG). Además, continúa, están tomando el control de territorios en Zacatecas y mantienen la presión sobre Jalisco, Nayarit, Guerrero y Estado de México, y siguen luchando contra el cártel de Sinaloa en Oaxaca y Chiapas. A pesar de que Los Zetas enfrentan “graves amenazas”, en Monterrey y Veracruz, señala Stratfor, no hay señales de que puedan ser desplazados, por el contrario, añade, se vislumbra que en los próximos meses podrían aumentar los niveles de violencia en las zonas que otros grupos buscan arrebatarles. "Aunque Los Zetas se han retirado antes de territorios como Reynosa en 2010, la pérdida de esa plaza no resultó perjudicial para las operaciones del cártel, debido a su control en la región de Nuevo Laredo. No obstante, se espera ver un incremento en los esfuerzos defensivos de Los Zetas en ambas ciudades por su gran valor estratégico", vaticina el reporte trimestral. Stratfor incluye en su informe la descripción de cómo se comportaron los cárteles en el trimestre pasado, aunque se enfoca principalmente en destacar que el exbrazo armado del cártel del Golfo se las ha arreglado para enfrentar las pérdidas de integrantes por sus múltiples frentes de batalla. En el informe del mes de julio, la agencia de seguridad había anunciado un debilitamiento del cártel del Golfo debido a las incursiones de las fuerzas federales en sus territorios y los embates de sus enemigos Los Zetas. Según el diagnóstico actual de Stratfor, la situación de este cártel liderado por Eduardo Costilla Sánchez, El Coss, no ha mejorado, pero el factor que lo pone en riesgo ahora es la división interna que podría detonar en la desintegración del cártel y un violento final. Esas divisiones, apunta, comenzaron tras la muerte de Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén, Tony Tormenta, quien junto con Costilla Sánchez lideraba el cártel. Stratfor menciona a Rafael El Junior Cárdenas, presunto nieto de Osiel y Ezequiel, como el hombre que busca reemplazar a sus tíos al frente del grupo criminal, con el apoyo de un grupo conocido como Los Rojos, leal a la familia Cárdenas. Otro grupo es el de Los Metros, que actúa bajo el mando de El Coss, y hasta ahora tiene el control total de la organización. "Pese a que la división en el Golfo se ha expandido discretamente durante dos años, la erupción de la violencia interna durante el pasado trimestre indica que la fractura puede estar a punto de explotar. Las consecuencias de una ruptura violenta en el cártel podrían incluir movimientos de Los Zetas y Sinaloa para sacar ventaja de la situación y ganar territorio", subraya el documento.

Comentarios