Atentan contra el alcalde de Montemorelos

lunes, 31 de octubre de 2011
MONTERREY, N.L. (apro).- El alcalde de Montemorelos, Pablo Elizondo García, y su secretario de seguridad, Salvador Sepúlveda, sobrevivieron ilesos a un atentado a balazos del que fueron objeto este lunes al mediodía, cuando se dirigían a la presidencia municipal. El mismo edil relató en entrevista para televisión que regresaba en su camioneta blindada acompañado del comandante Sepúlveda, rumbo a su oficina de esta localidad ubicada a 80 kilómetros al sur de la capital. Al pasar por un camino ubicado en un lugar no precisado, una camioneta salió en reversa y de ella por lo menos dos personas dispararon contra el vehículo que él conducía y que recibió cuatro impactos de bala. El jefe de la policía abrió la puerta por el lado del copiloto y repelió la agresión. Los pistoleros alcanzaron a huir y se desconoce si alguno de ellos fue alcanzado por las balas de Sepúlveda. Elizondo García dijo que en ese momento no tenía escoltas, debido a que el viernes 28 el Ejército detuvo a 48 policías y tránsitos de la corporación, entre ellos sus seis guardias personales, los cuatro del secretario de Seguridad y otros cuatro asignados a su esposa. A todos se les despojó de sus armas largas. El alcalde dijo que los agresores sabían de esa condición de indefensión en la que él se encontraba para perpetrar el ataque. “Pero no vamos a cumplir los deseos de estas personas que no son más que una bola de maricones que no pueden entrarle de frente, sino con armas. Invitamos a quien haya sido, que lo haga de frente, que tenga el valor suficiente”, dijo en entrevista para televisión. El alcalde ya había sido objeto de un atentado el 3 de abril pasado, cuando desconocidos arrojaron una granada de fragmentación a las puertas de la presidencia municipal. El edil dijo que el artefacto estalló en el exterior de su oficina. Posteriormente, el 16 de mayo, fue dejada una ofrenda floral funeraria en las escalinatas del palacio, con un mensaje para el alcalde. Antes de que el edil diera su versión, el secretario general de Gobierno, Javier Treviño Guerrero, pretendió minimizar el hecho al señalar que había sido “una actividad criminal”, sin reconocer que el edil había sido objeto de un intento de asesinato. Con este incidente se confirma una reciente tendencia de ataques hacia alcaldes de Nuevo León. Jaime Rodríguez Calderón, de García, fue atacado dos veces en el presente año. Una célula de Los Zetas lo atacó a balazos primero el 25 de febrero y luego el 29 de marzo. En la segunda agresión pereció uno de sus escoltas. El año pasado fueron asesinados en la entidad dos alcaldes. Edelmiro Cavazos, de Santiago, fue ejecutado a balazos el 18 de agosto después de haber sido secuestrado de su casa. El 22 de septiembre también fue ejecutado a tiros el presidente municipal Prisciliano Rodríguez Salinas, por una disputa de tierras entre un particular y el municipio.