Ordenó líder 'zeta' ataque contra exalcalde de Solidaridad: PGJE

jueves, 6 de octubre de 2011
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo (apro).- El procurador Gaspar Armando García Torres presentó a ocho presuntos implicados en el atentado que sufrió la noche del martes 4 el exalcalde de Solidaridad, Miguel Ramón Martín Azueta, en el que pereció su contador, y reveló que El Chale, líder de una célula de “Los Zetas”, fue quien ordenó el ataque. En rueda de prensa a la que convocó anoche aquí, el funcionario aseguró no obstante que, de acuerdo con las declaraciones de los detenidos, la agresión a Martín Azueta, quien también es propietario del diario El Quintanarroense, fue un hecho circunstancial y no premeditado contra su persona o sus acompañantes. Los detenidos son: Roberto López Bautista, El Flaco, de 37 años y originario de Veracruz; Rodolfo Pérez Villegas, El Kaibil, de 40 años y oriundo de Tabasco, y José Mariano Pool Madera, El Gokú, de 22 años, de Quintana Roo. También el chiapaneco Juan Carlos Osorio Nares, de 32 años; Víctor Hugo Hernández, de 23 y oriundo del Distrito Federal; Karen Ramos Flores, de 18, también del Distrito Federal; Adrián García Ruiz, de 31 y originario de Tabasco, y Miguel Ángel Chan Balam, de 27 años y nacido en Quintana Roo. El titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) explicó que uno de los detenidos, Roberto López Bautista, El Flaco, confesó que la noche del martes 4 recibió una llamada de El Chale, su jefe, quien desde Tulum ordenó dar “un susto” a los ocupantes de un automóvil gris Mercedes Benz que transitaba detrás de él en la carretera y cuyas luces le molestaban. “Todas estas personas pertenecen al grupo de ‘Los Zetas’ y refieren que un líder de ellos, que mencionan como El Chale, le hace un llamado a Roberto López Bautista y le dice que un vehículo color gris, Mercedes Benz, le viene haciendo señas, de altas y bajas, y le viene zigzagueando en la carretera y le encarga que proceda a darle un susto o que incluso le genere una rafagueada”, informó García Torres. Añadió que López Bautista contactó a su vez a El Kaibil y a El Gokú, que operan los taxis con números económicos 912 y 012, de Playa del Carmen, para cumplir la orden de El Chale. Ambos  sicarios, a bordo del taxi 912, ubicaron el Mercedes Benz de Martín Azueta sobre la carretera Playa del Carmen-Cancún, a la altura de Puerto Morelos, y aprovecharon un momento en que el chofer del exalcalde debió desacelerar porque tenía delante un camión carguero para emparejarse por la derecha. El Kaibil soltó entonces una ráfaga de metralla AR-15 contra sus ocupantes. El Mercedes Benz S-500 recibió 14 impactos. Uno de los proyectiles dio en el pulmón derecho de Rolando Gómez Carrillo, contador de Martín Azueta, quien viajaba en el asiento del copiloto y pereció poco después en un hospital de Cancún. El exmunícipe sólo sufrió dos rozones de bala en el hombro derecho y el chofer Hiram Osorio resultó ileso. El procurador García Torres detalló que López Bautista fue el primero de los detenidos y se le capturó en la carretera Playa del Carmen-Cancún, cuando regresaba de verificar que la orden de El Chale se hubiera cumplido. El Flaco viajaba en el taxi 972, cuyo conductor, identificado como Lázaro Rivadeneira, El Greñas, aún prófugo, burló uno de los retenes policiacos que se instalaron en esa vía luego del atentado. Ambos abandonaron la unidad kilómetros más adelante, a la altura del hotel Gran Velas, sobre la Riviera Maya, cuyos guardias encontraron escondido en la maleza a El Flaco y lo entregaron a la policía. Al resto de los presentados se les acusa de colaborar en la fuga El Greñas, pues en el taxi 615 acudieron a buscarlo al sitio donde se escondió en las inmediaciones del hotel Gran Velas. Por su parte, el gobernador Roberto Borge Angulo, desde la ciudad de México, advirtió que “Quintana Roo no será tierra fértil para los delincuentes, quienes ¡no pasarán!, porque los quintanarroenses estamos unidos y decididos a mantener la paz y la certidumbre que algunos nos quieren arrebatar”. Sostuvo que “en el tema de la seguridad pública, en la prevención y el combate a la delincuencia no vamos a escatimar recursos ni daremos un paso atrás. “Que se entienda y se escuche muy bien: esta tierra es de gente buena y aquí los delincuentes no tienen cabida, los vamos a combatir con todo el peso de nuestras instituciones”, recalcó y reiteró la disposición de su gobierno para trabajar coordinadamente con las autoridades federales y municipales para hacer un frente común en el combate a la delincuencia y al crimen organizado. “Mi máxima prioridad como gobernador es garantizar la seguridad de todos los quintanarroenses, preservar la armonía, la tranquilidad y la paz en Quintana Roo”, advirtió Borge Angulo.  

Comentarios