Efectos de 'Rápido y Furioso' impactarán varios años: Holder

viernes, 7 de octubre de 2011 · 19:23
WASHINGTON (apro).- El procurador general estadunidense, Eric Holder, advirtió que los efectos de la fallida operación Rápido y Furioso, que permitió el tráfico ilegal de armas a México, repercutirán negativamente en los próximos años, al tiempo que rechazó las acusaciones que le imputa el Capitolio. “No hay duda de que la operación Rápido y Furioso fue fundamentalmente un fracaso y, lamentablemente, sus efectos se sentirán en años venideros, cuando las armas que debieron haber sido interceptadas continuarán apareciendo en escenarios de crímenes en este país y en México”, subrayó Holder en una misiva que envió el jueves 7 a presidentes y líderes de tres comités del Congreso federal. La carta de Holder busca responder a las acusaciones de “perjurio” que se le achacan, pues supuestamente, en la audiencia del 3 de mayo ante el Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes, el funcionario mintió respecto a lo que sabía sobre Rápido y Furioso. “Mucho se ha dicho en los últimos días sobre mi testimonio de hace unos meses ante el Congreso sobre Rápido y Furioso”, puntualiza Holder en el documento dirigido a seis legisladores. “Mi testimonio fue verdadero y específico respecto de lo que he sido muy consistente a lo largo del proceso. No recuerdo nada, ni informes sobre Rápido y Furioso, antes de que se hiciera pública la controversia del caso. Antes de 2011, ciertamente, no sabía nada de las tácticas empleadas en esta operación, se desmarcó Holder. Esta semana, el Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental, que preside el republicano Darrell Issa, representante por California, dio a conocer documentos en los que presuntamente se revela que Holder se enteró desde el 5 de julio del año pasado sobre el fiasco de Rápido y Furioso; contrario a lo que declaró bajo juramento en la audiencia del 3 de mayo anterior. Luego de conocerse lo anterior, el representante republicano de Texas y presidente del Comité Judicial, Lamar Smith, así como el senador demócrata por Vermont, Patrick Leahy, que encabeza el Comité Judicial del Senado, solicitaron al presidente Barack Obama designara a un fiscal independiente para investigar a Holder por Rápido y Furioso. En respuesta, Obama dio un espaldarazo a su procurador general, y el mismo jueves 6 aseguró que éste tenía toda su confianza y que ni él ni Holder sabían nada de Rápido y Furioso antes de 2011. Orquestada por el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) desde Phoenix, Arizona, la operación Rápido y Furioso consistió en contratar a delincuentes para hacer compras múltiples de armas, con el fin de que las llevaran a la frontera con México. La intención de ATF era rastrear las armas para dar con quienes las trafican a México y sus compradores para así acabar con esa red criminal. La realidad fue que la ATF perdió la pista a las armas y éstas terminaron en manos del narcotráfico mexicano, especialmente en poder del cártel de Sinaloa, de acuerdo con la información que se ha hecho pública. “Esto es trágico y completamente inaceptable”, subrayó Holder en su carta a los congresistas. “Debo aclarar que debemos tener como objetivo el destruir y desmantelar a los peligrosos cárteles que operan al sur de nuestra frontera y, para alcanzar ese objetivo, tenemos que prevenir que las armas crucen nuestra frontera”, destacó en su texto el procurador general de Justicia. Holder también dice a los congresistas que está equivocada la lectura que dan a los documentos con los que lo acusan, ya que lo que ocurre es que se está malentendiendo su contenido. Explicó que las referencias al tráfico de armas “supervisado”, que él conoció en julio de 2010, se refieren a la operación Receptor Abierto, que también permitió un tráfico ilegal de armas a México y que acabaron en manos del narcotráfico, pero que ésta se llevó a cabo durante el gobierno del expresidente George W. Bush. “Esos documentos”, subraya Holder en referencia a las supuestas evidencias que apuntan al perjurio, “se refieren a una operación amplia de ATF que se llevaba a cabo en la frontera sur bajo la administración anterior, pero no era sobre Rápido y Furioso. Luego Holder reta a los legisladores a abordar sin intereses políticos el tema de la venta desmesurada de armas y por ende el tráfico ilegal de éstas. En la carta también hace un llamado a los legisladores a promover e instrumentar leyes que regulen la venta, uso y portación de armas en Estados Unidos, “con lo cual afirmo se puede verdaderamente contener el tráfico ilegal de armamento”.