Narcoterroristas en México, peligro inminente para EU: gobernador de Texas

viernes, 7 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El gobernador de Texas, Rick Perry, pidió no descartar ninguna opción para responder a la amenaza  de los “narcoterroristas”, ya que –dijo– son un peligro “claro e inminente” para la seguridad de Estados Unidos. “Frente a esta amenaza, no debemos descartar ninguna opción de la mesa, incluyendo operaciones de seguridad en cooperación con el gobierno mexicano, como hicimos con Colombia hace unos años”, puntualizó el precandidato presidencial republicano. Añadió: “No nos equivoquemos. Lo que estamos viendo al sur de la frontera no es nada menos que una guerra que libran estos narcoterroristas. Están propagando la violencia a ciudades estadunidenses, le están vendiendo venenos (drogas) a nuestros niños”. El pasado sábado 1, durante un acto proselitista en New Hampshire, Perry sugirió que frente al nivel de violencia que existe en México, si gana las elecciones en 2012 enviará tropas estadunidenses al país vecino para ayudar a combatir a los cárteles de la droga. Como gobernador de un estado fronterizo, Perry ha insistido en la presencia de la Guardia Nacional en la franja fronteriza como elemento disuasorio contra el narcotráfico y la inmigración ilegal, pero esa fue la primera vez que se pronunció a favor del envío de tropas de EU al territorio mexicano. No obstante, el embajador de México ante la Casa Blanca, Arturo Sarukhán, dejó en claro –el lunes 3– que la presencia de tropas estadunidenses en territorio mexicano “no está sobre la mesa” ni figura en los esquemas de cooperación de ambos países en la lucha antinarcóticos Durante un discurso que pronunció ante la llamada “cumbre de los votantes con valores”  (Values Voters Summit), organizada por grupos conservadores, el precandidato presidencial dijo que no puede haber oportunidad y prosperidad “sin seguridad”. En ese sentido, aseguró que Estados Unidos no hará concesiones en lo que se refiere a asuntos como la defensa y la seguridad tanto en el interior como en las fronteras del país. De acuerdo con Perry, como gobernador de un estado fronterizo durante más de una década ha tenido que bregar con la “carnicería” que han causado los traficantes de drogas, armas y personas en la región, y conoce “de primera mano los fracasos” de la política de seguridad fronteriza del gobierno del presidente Barack Obama. “Sé que las respuestas a esos fracasos no es dar amnistía a quienes violan las leyes para venir a este país”, afirmó el gobernador, con lo que se opuso, una vez más, a una reforma que legalice a la población indocumentada en EU.