Ofrece AMLO retirar al Ejército de las calles si gana en 2012

jueves, 10 de noviembre de 2011
VERACRUZ, Ver. (apro).- El aspirante presidencial de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, cuestionó aquí la política federal en materia de seguridad, y adelantó que en caso de ganar las elecciones en 2012, retirará a las fuerzas armadas de las calles. De acuerdo con el exjefe de Gobierno del Distrito Federal, su estrategia contra la inseguridad se enfocará en atender las causas sociales que la originan, “ya que la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia”, puntualizó. La guerra contra la delincuencia organizada, dijo, ha dejado alrededor de 50 mil muertos, pero pese a ello, agregó, “Felipe Calderón sigue terco en lo mismo y nunca ha querido rectificar, que es lo peor”. López Obrador aseguró que de llegar a la Presidencia de la República trabajará por mejorar la calidad de las corporaciones policiacas, a fin de lograr una mayor profesionalización. Eso, añadió, ayudará a retirar gradualmente al Ejército de las calles. “Yo creo que esto lo lograremos en seis meses”, insistió el excandidato presidencial, al subrayar que en ese periodo los soldados podrían regresar a sus cuarteles, ya con una policía “capacitada, incorruptible y profesional”. El político tabasqueño manifestó que en los sitios más remotos del país ha encontrado a militares y marinos que le han confiado su preocupación, en el sentido de que –subrayó– “los están apretando mucho”, y en el norte, dijo, “me he encontrado a soldados del sur fatigados, muy sobreexplotados”. Los soldados, incluidos los oficiales, destacó, “son hijos de campesinos, de obreros, y yo diría que la mayor parte de los integrantes del Ejército y la Marina votaron en 2006 por nosotros”. De visita en esta ciudad, López Obrador sostuvo una reunión con integrantes del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), a quienes aseguró sentirse tranquilo por la encuesta mediante la cual se definirá al candidato presidencial de la izquierda: él o Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno del Distrito Federal. El exdirigente del Partido de la Revolución Democrática subrayó que aceptará los resultados de la encuesta y, por tanto, la izquierda no se fracturará. “No va a haber ninguna diferencia, ya que Marcelo es mi amigo”, apuntó. El tabasqueño insistió que en el proceso de selección las cosas “marchan muy bien”, y quienes le apuestan a lo contrario “se van a quedar con las ganas de vernos divididos, pues no va a haber pleitos, no va a haber ninguna diferencia”.

Comentarios