Pudo nubosidad causar accidente, anticipa Calderón

viernes, 11 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora, falleció hoy junto con siete acompañantes, al desplomarse el helicóptero en que se transportaba de esta ciudad a Cuernavaca, Morelos. Luego del fatal percance, el presidente Felipe Calderón dio un mensaje alrededor de las 15:00 horas, en el que descartó fallas en el mantenimiento de la aeronave y atribuyó el accidente a la nubosidad que prevalecía en la zona en el momento del vuelo. Sin embargo, dejó en claro que se agotarán todas las líneas de investigación, con absoluta transparencia, sobre lo ocurrido. El helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana –un SúperPuma– partió con normalidad del hangar presidencial, pero alrededor de las 10:00 horas el mando aéreo perdió comunicación con el helicóptero identificado con la clave TP-06 (Transportación Presidencial), por lo que se activaron los protocolos de seguridad correspondientes. Según la versión que ofreció la vocera presidencial, Alejandra Sota Mirafuentes, cuando se percataron de que el helicóptero no había cumplido con el itinerario previsto, se inició el rastreo de la nave. La aeronave fue localizada poco después de las 11:00 horas en un paraje limítrofe entre Chalco, Estado de México, y Milpa Alta, en el Distrito Federal. El helicóptero estaba completamente destruido y, desde los primeros momentos, se supo que no había sobrevivientes, aunque la información se mantuvo en reserva por espacio de media hora. Además de Blake Mora, fallecieron los siguientes funcionarios de la Secretaría de Gobernación (Segob): Héctor Felipe Zamora Castro, subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos; José Alfredo García Medina, coordinador de Comunicación Social, José Alfredo García Medina, y la secretaria técnica de la dependencia, Diana Miriam Haiton Sánchez. También perecieron el mayor René de León Sapién, responsable de la seguridad personal de Blake Mora, así como la tripulación, integrada por el teniente coronel, Felipe Bacio Cortés, el teniente Pedro Ramón Escobar Becerra, y el sargento segundo Jorge Luis Juárez Gómez, estos tres últimos oficiales de la Fuerza Aérea Mexicana. Blake Mora es el segundo secretario de Gobernación que muere en un incidente aéreo en el sexenio de Felipe Calderón, luego de que el 4 de noviembre de 2008 se desplomara el avión en que viajaba el entonces titular de la dependencia, Juan Camilo Mouriño Terrazo, en el Paseo de la Reforma, una de las avenidas más transitadas de la ciudad de México. Hasta el momento, las causas del siniestro se desconocen, e inclusive, tanto la vocera presidencial como el propio Felipe Calderón, fueron insistentes en pedir que se esperara el resultado de las investigaciones que conduce la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). “Se están evaluando todas las posibles causas que hayan propiciado el accidente. Por respeto a las víctimas y sus familiares, agradecerá a la opinión publica que sean las autoridades correspondientes las que clarifiquen los hechos”, dijo Sota, visiblemente afectada. Hasta las 20:00 horas, la SCT, la Fuerza Aérea, la Procuraduría General de la República ni ninguna otra de las dependencias que podrían estar relacionadas con la investigación del accidente fatal, habían dado parte alguno sobre lo ocurrido. El extinto titular de Gobernación se transportaba a la ciudad de Cuernavaca, donde participaría en una reunión de la Asociación Mexicana de Impartidotes de Justicia, que sería presidida por el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Silva Meza, y el gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame. En tanto se designa a un sustituto, será Juan Marcos Gutiérrez el encargado del despacho de la Secretaría de Gobernación. Los Pinos, la única fuente La confirmación del accidente y la escasa información que surgió de manera oficial a lo largo de la jornada se concentró en la residencia oficial de Los Pinos, donde Alejandra Sota confirmó los decesos poco después del mediodía y, el presidente Felipe Calderón emitió un mensaje alrededor de las 15:00 horas. En ambos casos, ninguno de los dos dio pormenores sobre la situación de la nave, los avances en los peritajes ni las condiciones del parque aéreo de la Presidencia de la República, que es resguardado, operado y atendido por el Estado Mayor Presidencial (EMP). Sin embargo, Calderón adelantó que el accidente ocurrió debido a las condiciones climáticas y aseguró que la nave era del EMP que le dio mantenimiento reciente y aludió a la pericia de la tripulación. “Es mi deber decir que el helicóptero estuvo siempre resguardado en el hangar del EMP, donde recientemente había recibido mantenimiento de rigor, y aunque el piloto, según se sabe, contaba con suficiente pericia, las condiciones de nubosidad que prevalecían, precisamente, a esa hora, en el trayecto que el secretario recorrería rumbo a Cuernavaca, a un evento con servidores públicos de procuración y administración de justicia de los estados, hacen pensar, ciertamente, en la probabilidad de un accidente. “No obstante, se agotarán exhaustivamente todos los indicios que rodean a esta fatal circunstancia, los cuales están debidamente resguardados desde ahora”, prometió. Poco antes del arribo de Calderón al salón Adolfo López Mateos, de la residencia oficial de Los Pinos, la oficina de la Presidencia de la República colocó en su exterior un enorme moño negro, en señal de duelo. Calderón se mostró ante los medios de comunicación ataviado con traje y corbata negros. En su alocución, el mandatario insistió en que la investigación será minuciosa y contará con la participación de expertos de reconocimiento internacional. “Como siempre, el gobierno federal actuará con toda transparencia y mantendremos informada a la sociedad y a la opinión pública de manera puntual, objetiva y oportuna, sobre los avances de esta investigación”, añadió. La referencia obligada desde que trascendió el accidente de hoy, fue la muerte de Juan Camilo Mouriño. El propio Calderón no pudo evitar referirse a esa ocasión, al asentar que extrañará a Blake como extraña a Mouriño. “Pienso en ellos y, más allá de la enorme amistad que, por cierto, que a los tres nos unía, pienso, especialmente, en los ideales que compartimos, en las poderosas razones que llevaron a todos ellos a dar un sí sin ambigüedades ni titubeos a México, un paso al frente en el servicio a la Patria”, expresó. El presidente sostuvo que la mejor forma de honrarlos, es “continuar y reforzar la lucha por un México mejor”. Encomio a Blake En su mensaje de esta tarde, Calderón hizo un amplio encomio de los funcionarios fallecidos. Sobre el subsecretario Zamora Castro dijo que era un “joven y talentoso abogado sinaloense”, a quien conoció desde que era niño. Añadió que, a pesar de su juventud, estaba comprometido con el país. Sobre José Alfredo García –a quien se refirió como “querido Tijuano”–recordó que se trataba de un cercano colaborador que lo acompañó desde la campaña presidencial. En especial, habló de Blake Mora, a quien calificó de patriota. “Nacido en un barrio popular de Tijuana, de familia humilde y trabajadora, desde joven se involucró en la lucha por el cambio en México, a través del Partido Acción Nacional. Participó, como un buen soldado raso, en la elección que llevara al triunfo a Ernesto Ruffo, en 1989. “Y aunque lo conocí casi desde entonces, tuve oportunidad de valorar su enorme sagacidad e inteligencia, su compromiso con el trabajo y con el esfuerzo, su alegría franca y su gran patriotismo, cuando fuimos compañeros en la Cámara de Diputados, en el año 2000”, expresó. Calderón dijo que su habilidad conciliadora, fue uno de los factores que influyeron en su designación como secretario de Gobernación. Durante el mensaje, el mandatario expresó sus condolencias a los familiares de los fallecidos y mencionó que había acudido al domicilio de la viuda de Blake, Gloria Cossío, para informarle personalmente de lo ocurrido. José Francisco Blake Mora fue el cuarto secretario de Gobernación en el sexenio de Felipe Calderón, que al iniciar su mandato designó a Francisco Javier Ramírez Acuña, quien fue sustituido por Juan Camilo Mouriño Terrazo a principios de 2008. Mouriño falleció al estrellarse el avión en que viajaba, en las inmediaciones del Paseo de la Reforma de la Ciudad de México, el 4 de noviembre de 2008. Inclusive, el último mensaje en la cuenta de Twitter de Blake, fue en recuerdo de Mouriño. A la muerte de Mouriño entró al relevo Fernando Gómez Mont, quien permaneció en el cargo hasta julio de 2010, cuando Calderón nombró a Blake Mora. Hasta el momento se desconoce quién será designado al frente de la dependencia, durante el año que le queda a la administración de Felipe Calderón.

Comentarios