Apuntala la SCT teoría de accidente en muerte de Blake

lunes, 14 de noviembre de 2011
MEXICO, D.F. (apro).- El secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Dionisio Pérez-Jácome, sostuvo este lunes 14 que, según las investigaciones preliminares, nada hace pensar en algo diferente a un accidente en el siniestro en el que perdió la vida el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora. Destacó, en rueda de prensa, que dadas las condiciones de los restos de la aeronave se descarta por completo la teoría de una explosión o incendio. Luego aclaró que el gobierno federal mantiene un proceso continuo de fortalecimiento de la normatividad aérea y detalló que el año pasado se registraron en el país 4.5 accidentes de helicóptero por cada cien mil horas de vuelo, cifra plenamente consistente con el estándar internacional de 4.5. Expresó además la apertura total y el compromiso de llegar al fondo para determinar perfectamente las causas del percance, y para ello se cuenta con el apoyo de los mejores expertos nacionales e internacionales. Pérez-Jácome detalló la trayectoria de la aeronave Súper Puma Aerospatiale matrícula XC-UHM e identificación TPH206, así como la forma en que impactó en el terreno, y aclaró que todavía está por determinarse si las condiciones climatológicas también influyeron en la caída del aparato. En su intervención, el director general de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), Gilberto López Meyer, expuso los resultados preliminares del peritaje y precisó que el terreno donde ocurrió el impacto presentaba una inclinación ascendente de 7 a 30 grados. También dijo que la aeronave viajaba a velocidad crucero y que la zona del impacto coincide con los últimos datos detectados por el radar, lo que también descarta una eventual pérdida de control. Puntualizó que el helicóptero se impactó a una altura de 9 mil 200 pies sobre el nivel del mar, sobre una extensión de 150 metros, donde la forma en que se dispersaron las piezas del aparato revelan la trayectoria del accidente. López Meyer aclaró que las palas del rotor fueron las primeras en impactar la zona, al cortar las ramas de los árboles, luego de lo cual el helicóptero perdió el control e impactó de frente en el terreno. Segundos después, la aeronave giró del lado izquierdo, golpeando con la cola el terreno, partiéndose en dos y finalmente la cabina se volteó de cabeza para terminar de despedazarse en los últimos metros de la zona de impacto. El titular de ASA resaltó que en la zona no se observa ningún rastro de fuego o explosión, al no evidenciarse marcas de humo o decoloración en los restos de la aeronave, o fuego en las ramas y yerbas del área ni en los componentes del helicóptero. Sostuvo que otro factor que revela que la nave viajaba en forma lineal, sin ningún problema técnico aparente, es la alta destrucción del rotor principal, lo cual denota que giraba a alta velocidad, algo muy característico en la velocidad crucero. Insistió en que las condiciones de vuelo se hicieron bajo las reglas de vuelo visual, es decir, que la tripulación podía mantener visibilidad durante el vuelo y contacto visual con el terreno. También dio a conocer que los investigadores de la National Transportation Safety Board y de Federal Aviation Administration de Estados Unidos, así como de la Dirección de Investigaciones de Accidentes de Francia, ya se encuentran en México colaborando en el caso.

Comentarios