Niegan "show mediático" en detención de Jonás

martes, 15 de noviembre de 2011
MONTERREY, N.L. (apro).- El procurador del estado, Adrián de la Garza Santos, rechazó que el arresto de Jonás Larrazabal Bretón y su liberación 27 días después de que se le dictó formal prisión, haya sido un simple “show mediático”, pues aclaró que para la autoridad estatal el hermano del alcalde panista de Monterrey es culpable del delito de chantaje. En entrevista, De la Garza Santos destacó que aún hay una averiguación pendiente contra el hermano del alcalde Fernando Larrazabal por el delito de cohecho, lo que implica, por definición, la participación de un funcionario que, en este caso, es Miguel Ángel García Domínguez, secretario de Desarrollo Humano del gobierno municipal de Monterrey, actualmente separado del cargo mientras prosigue la investigación contra Jonás. Al referirse al la excarcelación del hermano del alcalde, el funcionario estatal reconoció que hay una salida jurídica en estos casos, pues el chantaje es un delito que se persigue por denuncia de parte, la cual, legalmente, puede otorgar el perdón, como ocurrió al presentarse el apoderado del casino Red a desistirse de la denuncia que interpuso en octubre. “Esto no es un show, ni es mediático, esto es técnico y jurídico y ahí están las pruebas. Repito: para la Procuraduría el señor Jonás Larrazabal es responsable del delito de chantaje y él se encuentra libre porque hay una salida jurídica que utilizó la persona que se sentía agraviada”, atajó. Jonás Larrazabal fue liberado la noche del miércoles, menos de un mes después de que se le dictó formal prisión, primero en el penal de Cadereyta y, posteriormente, en las celdas preventivas de San Nicolás --el 19 de octubre--. Jonás fue detenido el 1 de septiembre pasado acusado de haber cobrado hasta 135 mil pesos a los propietarios del casino Red, a los que, presuntamente, amenazaba con mover sus influencias para clausurar el establecimiento si no accedían a pagarle diversas cantidades de dinero. Fue puesto en arraigo por 40 días, sin embargo, el 19 de octubre se le dictó formal prisión. De la Garza Santos reiteró que la detención de Jonás Larrazabal fue “por motivos reales”. “Quiero reiterar que no se trató de ninguna cortina de humo. La Procuraduría es técnica, no se va a prestar a juegos políticos. Lo que hay en el expediente es lo que sucedió, ahí está”, dijo. Al referirse a la posibilidad de procesar a García Domínguez, el procurador explicó que aún está abierta la averiguación por cohecho y las indagatorias no han terminado. “Hay una averiguación por cohecho que no se ha consignado, no quiere decir que esté cerrado el caso. Miguel Ángel García está dentro de la averiguación de cohecho que no se ha resuelto en estos momentos, porque no se dan las condiciones técnicas para consignar ante un juzgado. En su momento, cuando haya las condiciones técnicas se podría consignar o bien resolver con un inejercicio” de la acción penal, explicó. En la investigación por este delito estaría involucrado Sergio Gil García, socio mayoritario del casino Red que se encuentra actualmente refugiado en estados Unidos y quien no ha atendido el requerimiento de presentarse a declarar ante la justicia del estado. De la Garza manifestó su “extrañeza” por que el propietario del centro de apuestas desistió de su acusación y otorgó el perdón al hermano del alcalde regio. Señaló que, aunque no le consta, en las declaraciones, Gil García afirmó que Jonás no le regresó el dinero que, supuestamente obtuvo del chantaje. Aunque directivos del Partido Convergencia presentaron una denuncia por cohecho en contra de Jonás Larrazabal, el procurador explicó que la PGJ investiga de oficio el hecho. El escándalo, conocido en Nuevo León como Quesogate, salió a la luz pública el pasado 31 de agosto, cuando se difundieron varios videos del interior del casino Red, ubicado al poniente de Monterrey, en los que se aprecia a Jonás recibiendo dinero producto del aparente chantaje. Al día siguiente, el señalado acudió a comparecer voluntariamente ante la Procuraduría estatal y fue detenido y arraigado, hasta que el 19 de octubre se le dictó auto de formal prisión. En su defensa, Jonás alegó que el dinero que recibía era producto de venta de quesos de Oaxaca al establecimiento donde aparecía en los videos, coartada que originó el nombre del escándalo del hermano de Fernando Larrazabal Bretón.

Comentarios