"Fue difícil hacerse a un lado": Marcelo Ebrard

miércoles, 16 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, confesó que le “fue difícil” hacerse a un lado de la contienda por la candidatura presidencial de la izquierda, y aclaró que seguirá su carrera política “pensando en el futuro”, más allá del 2012. El mandatario dijo estar agradecido con la opinión favorable que reveló la encuesta hacia él y, aunque dijo que ve hacia el futuro y que fue difícil hacerse a un lado, no ocultó su frustración por no haber obtenido la candidatura. “Siempre es una decisión muy difícil cuando no logras inmediatamente lo que te habías propuesto, en este caso ser el candidato de toda la izquierda, (…) ayer en los resultados el balance de opinión en favor de tu servidor es muy bueno, yo estoy muy agradecido con las personas que opinaron en ese sentido y hay que ver más adelante, hay que ver qué es lo que sigue. “Siempre es una decisión difícil pero tampoco puedes tener la mezquindad de decir efectivamente ganó él tres y yo gane dos y luego yo ponerme a discutir la encuesta que yo mismo propuse, o sea eso ya no se puede en nuestra vida política”, sostuvo. En una larga entrevista, luego de su visita a la Clínica para la Obesidad y Enfermedades Metabólicas del Hospital General “Rubén Leñero”, el mandatario capitalino agradeció el apoyo de quienes veían en él la mejor opción para abanderar la izquierda y les envió un mensaje: “Yo no me he retirado de nada, yo sigo al frente del gobierno de la ciudad, sigo mi carrera política y estoy pensando en el futuro, siempre pienso en el futuro, no sólo el día de mañana sino qué va a pasar dentro de 10, 20 años”. Señaló que el costo de ser congruente –pues había prometido hacerse a un lado si la encuesta no lo favorecía– es “que tengas que posponer posiciones o no ganes lo que tú querías ganar o no puedas competir como quisieras competir. Yo llevo 30 años preparándome para esto; entonces, no es fácil”, reconoció. En cuanto a su futuro inmediato, una vez que concluya su mandato como jefe de Gobierno, en diciembre de 2012, indicó que trabajará para que el país cambie de rumbo y de estrategia de desarrollo. “Después de eso (la jefatura del GDF), ¿qué vamos a hacer? Construir una izquierda poderosa, unitaria, moderna y eficaz. Yo espero que la izquierda triunfe en las elecciones presidenciales pero sea cual sea el resultado de la elección el objetivo estratégico es ese construiremos y voy  a participar ahí y voy a estar ahí”, afirmó. También expresó optimismo por el futuro: “Si logramos que la izquierda vaya unida y bien organizada, se van a tener muy buenos resultados y vamos a dar lugar a una izquierda diferente, es decir, a que la izquierda tenga la autoridad moral y política para conducir al país como  debe ser.” Acompañado por su esposa, Rosalinda Bueso, el presidente en turno de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) comentó que ya le planteó algunas propuestas a López Obrador, a quien apoyará en la búsqueda por la presidencia en el 2012. Entre dichos  planteamientos está su idea de un cambio de régimen, de separar al jefe de Estado del jefe de Gobierno: “Yo creo que Andrés Manuel va a estar de acuerdo con esa propuesta porque, si no, entonces qué otra propuesta hay para cambiar al régimen político”, arguyó. Por su parte, Rosalinda Bueso calificó a su esposo como “un caballero” por aceptar la derrota en la encuesta que le dio el triunfo a López Obrador por la candidatura presidencial de las izquierdas. “En el momento de que mantiene su postura, eso habla muy bien de un caballero”, elogió. La exembajadora de Honduras en México, agregó que Ebrard es un hombre “extraordinario” y “muy leal”, por lo que adelantó que sin importar el rumbo político que él tome, ella lo apoyará siempre.  

Comentarios