Demora en peritaje del Royale compromete resultado: especialistas

viernes, 18 de noviembre de 2011
MONTERREY, N.L. (apro).- El tardío inicio del peritaje sobre el incendio en el Casino Royale provocará mayores complicaciones para llegar a la verdad, pues con el paso de los días las evidencias se desvanecen y su resultado es impreciso, afirman especialistas criminólogos. Juana María del Rosario Martínez Almaguer y Omar Pérez, expertos en criminología, coinciden en que cuanto más pasa el tiempo, la labor de los detectives se complica, pues al realizar el análisis de las causas de un incendio como el del inmueble siniestrado el 25 de agosto, la información, aunque útil, puede resultar insuficiente para determinar las verdaderas causas que lo provocaron. No obstante, admiten que todavía pueden encontrarse respuestas mediante un análisis actual; aunque insisten en que lo ideal era que los peritos hubieran entrado en acción inmediatamente después de los hechos. Juana María del Rosario Martínez Almaguer, criminalista con 26 años de experiencia, dice que al haber transcurrido tanto tiempo desde los hechos donde perecieron 52 personas, los investigadores encontrarán más complicaciones para llegar a la verdad, que aún no ha sido revelada. “Hay una regla general en la criminalística de campo: el tiempo que pasa, es la verdad que huye. Que a más distancia que hay entre el momento en que ocurrieron los hechos hasta el momento que empieza la investigación, más probabilidades hay de fallar en los dictámenes periciales”, explica la experta. Catedrática y perito particular en identificación de personas, dactiloscopía, criminalística y grafoscopía, Martínez Almaguer señala que los peritos que acuden al lugar de un delito deben responder siete preguntas básicas de la criminalística: ¿qué, ¿quién?, ¿cuándo? ¿cómo?, ¿dónde? ¿con qué? y ¿por qué? Inicialmente, la Procuraduría General de la República (PGR) se comprometió a entregar un peritaje sobre las causas del ataque perpetrado por una célula de “Los Zetas” en la casa de apuestas ubicada en la colonia San Jerónimo, al poniente de Monterrey. El 24 de octubre, un día antes de cumplirse dos meses del siniestro, la dependencia federal pasó la responsabilidad al estado. El gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, y el procurador estatal Adrián de la Garza Santos, reconocieron que ya empezaron las labores de los detectives en el lugar y han dado varias fechas para la entrega del peritaje. Lo más preciso que han dicho los funcionarios es que revelarán los resultados de los análisis antes de Navidad. Martínez Almaguer considera que, de inicio, debió ser la Procuraduría estatal la que tomara conocimiento pericial del acontecimiento, pues el delito que se cometió en el casino fue el de homicidio múltiple, un caso que debió ser absorbido por el fuero común. “Debió haber aquí un punto de vista de Protección Civil sobre la construcción del lugar y luego la parte criminalística debió hacerla la Procuraduría estatal porque ocurrió esto en la localidad; y esto no era un crimen federal, porque la PGR entra en cuestiones federales, pero aquí eran homicidios y daño en propiedad ajena”, opina. Ahora, a vuelta de dos meses, si los científicos nuevoleoneses buscan analizar muestras en la escena del crimen, es posible que ya no encuentren rastros de gasolina, con lo que ya no se puede determinar si realmente fue ese el combustible usado, o que las víctimas en vez de haberse intoxicando con monóxido de carbono, perecieran por inhalar un veneno. “Cuando los bomberos apagaron el fuego, inmediatamente debió acordonarse y sellarse el área, proteger el escenario para que no hubiera más movimientos para que los peritos verificaran las evidencias que quedaron como pisadas, huellas de mano, muestras de los lugares donde quedaron los cadáveres. Así se empieza a determinar dónde inicia el fuego y dónde cayeron las víctimas, si hay vómitos, cuestiones de esas”, dice. Pese al paso de los meses, la investigación pericial puede salvarse si los especialistas de la PGR hicieron su trabajo. El expediente con documentos, dictámenes, inspecciones, puede ser pasado a la Procuraduría estatal que puede tomar, con toda confianza, esos análisis para hacer su propia revisión con base en la información que ya recabaron sus colegas federales. Por su parte, el criminólogo y diputado local panista Omar Pérez, hace una crítica a los gobiernos estatal y federal, pues no se han puesto de acuerdo sobre una investigación y entran en una polémica ignorando los deudos que esperan una justicia que no ha llegado. “A esto no se le ha dado la seriedad que amerita. Exigimos que ya se dé el peritaje para deslindar responsabilidades, entre ellas queremos saber si había aspersores para apagar el fuego, si la alfombra cumplía requisitos para retardar la combustión, si las puertas de emergencia estaban selladas. La opinión pública requiere saber eso”, considera. No descarta que la demora de entrega del peritaje pueda tener matices políticos para proteger a autoridades que han sido negligentes en la entrega de estos resultados, esenciales para encontrar la verdad de los hechos. “No queremos pensar que hay un manejo político en esto, aunque pudiera darse, sin que me conste. Hay que pensar en que hay familias que exigen el esclarecimiento de los hechos, y detrás de ellos está la sociedad entera de Nuevo León y de México que pide y clama justicia”, concluye. Como autores materiales del incendio al Royale han sido detenidas 18 personas.

Comentarios